martes, 26 de noviembre de 2013

¡Los exámenes me han secuestrado!

¡Hola, hola, mis queridos seguidores! :)
Seguramente os habréis dado cuenta de la baja, y con baja quiero decir bajísima, actividad que hay en Forgotten dreams estos días, no hay más que ver que la última entrada publicada fue hace más de de dos semanas D: y, aunque yo pensaba que podría sacar algún huequillo entre estudios para reseñar, subir alguna entrada de cualquier sección... no sé, ¡algo! Ilusa de mí, pensé que primero de bachillerato me daría más tiempo para mi hobbie de reseñar, pero entre exámenes, deberes y demás ¡no doy abasto! ¡Los libros de texto me tienen secuestrada! Es más, desde hace unos días ni siquiera he podido tocar mi actual lectura, y seguramente sabréis lo doloroso que es mirar un libro con ojos ávidos,  queriendo adentrarte entre sus páginas, pero tener que centrar tu mirada en el libro de texto que hay delante de ti... ¡espantoso!
Por ello, he preferido hacer esta entrada avisando que voy a seguir desaparecida durante otras dos semanas más, hasta que consiga darme un respiro entre tanto instituto y exámenes finales; y para que sepáis que sigo viva, que ningún extraterrestre sexy me ha secuestrado y que no me he visto involucrada en ninguna lucha entre ángeles y demonios o entre vampiros y licántropos y no me han tenido que matar por descubrir su secreto. 
Y con este breve aviso me despido de vosotros hasta... quién sabe si menos de dos semanas; así que me vuelvo a introducir en el maravilloso *cof*aburrido*cof* mundo de la lengua.
Besitos ^-^

sábado, 9 de noviembre de 2013

Reseña de Corazón de sombras

Título: Corazón de sombras
Autora: Julia de la Fuente
Editorial: Autopublicado/ Kérlikos
Formato: Rústica con solapas
Páginas: 280
Precio: 15 €
Saga:
- Corazón de sombras
- Corazón de cristal (sin fecha concreta de publicación)
- Corazón de Luz (en proceso de escritura)
Sumida en la angustia, sintiendo la inminencia de la muerte, en el último intento por salvarse, se aferró a la mano del extraño caballero que había surgido de las tinieblas. Notó sus dedos fríos cerrándose sobre ella, aprisionándola. Se arrepintió. Quiso soltarse, pero él la apretó con más fuerza.
-Trato hecho -dijo con una sonrisa complacida.
A través de la cortina de sus propias lágrimas, vio cómo se inclinaba sobra su rostro. Se horrorizó ante la idea de que fuera a besarla, pero su objetivo no era ese. Unos afilados colmillos brillaron en la noche antes de hundirse en su cuello.
A la mañana siguiente, encontraría su lecho vacío.

Un libro en el que el amor y la muerte se dan la mano.
Anaïs es una muchacha de cuna noble que vive durante el Renacimiento, pero, todavía siendo joven y teniendo una vida por delante, contrae un enfermedad que va llevándose su vida poco a poco, acercando el momento de su muerte de manera lenta pero inexorable; ningún médico consigue encontrar una cura, una forma para acabar con su dolor... hasta que, una noche, un extraño joven de brillantes ojos rojos se cuela en su habitación y le promete una vida eterna, sin sufrimiento, con la única condición de que ella le pertenezca a partir de ese momento e, inconscientemente, sin pensar del todo en ello, Anaïs siente los colmillos del misterioso muchacho en su cuello, sellando así el trato que la convertirá en una criatura maldita e inmortal... pero el caprichoso destino hace que, cientos de años después de aquel suceso, Anaïs conozca a un muchacho, David, cuya curiosidad y atrevimiento provocan ciertos cambios en ambas vidas...
Si digo que he amado esta novela, no exagero ni una pizca; no sabía qué esperarme con ella, una joven autora novel, un argumento interesante protagonizado por vampiros, una portada sencilla y poco más es lo que sabía de esta novela —no indagué a fondo en la web de la autora, porque me gusta ir con mis propias expectativas iniciales— antes de adentrarme en su interior, pero, sin ninguna clase de prejuicios ni opiniones hipotéticas, empecé el libro... lo primero que quiero, no, debo, destacar es la prosa... casi me apetecía gritarlo, anunciar a los cuatro vientos su perfección conforme iba pasando las páginas, es absolutamente increíble, tan ágil, tan delicada... tenía ganas de pronunciar las frases y párrafos formadas por ellas en voz alta a cualquiera que quisiera escucharme, sentir cómo las dulces palabras que forman sus páginas se deslizasen por mi garganta; en otras palabras, podría definirlo como maravillosa, hace que leer sea una delicia, que las páginas se terminen pasando solas y los capítulos terminen demasiado pronto. Creo que podría halagar la forma de escribir de la autora de mil maneras posibles, pero en todas ellas me quedaría corta. Sin lugar a dudas, puedo decir que es una de las prosas más magníficas que he encontrado en los años que llevo leyendo.
Respecto a los personajes, hay unos cuantos pero, los que realmente destacan por ser los protagonistas son Anaïs y David; Doryan, el vampiro que convierte a ésta primera, también es importante porque, podría decirse que es por él por quien todo "empieza", pero no está presente en la mayor prate del libro, aun así, en las escenas en las que puedes conocer un poco de él, me ha encantado su forma de ser; no en el sentido completo, ya que es el tipo de personaje arrogante y creído que me saca de quicio, le temo, pero a la vez hay una pequeña parte de él que me atrae; sino por su carácter decidido, lanzado y fuerte, que no deja nada que quiera hacer en el tintero, llendo a por ello sin pensar en sus consecuencias. Parecerá extraño, pero he odiado esa parte suya y, al mismo tiempo, me ha fascionado.
Anaïs empieza siendo una joven frágil y delicada, una mujer del Renacimiento perfecta; me gustó mucho su forma de ser tan refinada y elegante, ver cómo su carácter va cambiando al igual que su propio interior, dejando de ser una doncella necesitada a una chica madura con un carácter formado por sus impulsos de depredador y que, luego, vuelve a ser diferente, cuando se encuentra con David, aunque sin dejar de lado la dureza de su verdadero carácter. Empaticé con ella en nada de tiempo, amé sus reacciones, reacciones con sentido y, cuando algo conseguía irse de sus manos, la manera de lograr pararlo a tiempo; su manera renacentista me enamoró por completo, su ignorancia tan dulce respecto a las cosas que a nosotros nos resultan tan habituales y sencillas de usar en nuestra vida diaria, me hacían soltar carcajadas y, su parte "oscura" del principio, mantiene aún un matiz humano que se desarrolla a lo largo de la novela.
David es un muchacho simpático que me cayó bien desde el primer momento en el que aparece; sus reacciones son realmente muy, muy humanas, hasta tal punto que, en ocasiones, cuando las emociones tomaban el control llegan a ser algo precipitadas; en otros momentos, siendo pensadas, pero son las dudas quienes aparecen. Lo mejor de su carácter es el hecho de que, aunque se deja llevar por sus sentimientos, entiende sus errores después; aunque, por desgracia, no he conseguido empatizar con él en todo momento.
El tema de los vampiros está siempre presente en las escenas contadas desde el punto de vista de Anaïs, obviamente porque ella es una de esas criaturas nocturnas, por supuesto, se menciona muchas veces en la novela y acaba acarreando algunos problemas a los protagonistas, pero podría decirse que está algo apartado, como en un segundo plano, pero muy presente, dando más protagonismo y cediéndole el paso al amor, el cual me ha decepcionado, tiene un comienzo demasiado precipitado para mi gusto y, aunque va avanzando lentamente en el sentido de los sentimientos, en los besos robados y no tanto... no he conseguido ver esa pasión, no he logrado ver el amor, una llama de verdad que me hiciera enamorarme de sus escenas, prefería los momentos en los que solo eran amigos; verdaderamente aquello se parece algo más a una amistad y no a un sentimiento de amor. Eso sí, la autora puede demostrar el amor y la chispa que surge entre dos personajes; al comienzo de la novela, cuando Anaïs y Doryan están juntos, se puede ver la pasión y explosión de sentimientos entre ellos.
Las descripciones del libro son otro punto realmente positivo, son breves y aparecen en los momentos indicados creando la imagen en tu mente, sintiéndote en el momento y escena descrita; algo a destacar de ellas es que son ágiles, suaves, se mezclan letras y palabras con delicadeza creando una elegancia infinita que hace enamorarte de la propia prosa.
Y, por último, el magnífico final... ¿qué decir de él a parte de que me dejó boquiabierta, ojiplática y con unas inmensas ganas de más? Es absolutamente perfecto para el libro, no me ha resultado para nada predecible y me dejó literalmente sin aliento. Lo único que falta añadir es, ¿para cuándo el segundo libro?

En conclusión, Corazón de sombras es un comienzo de trilogía increíble, con una prosa indescriptiblemente bella, una protagonista con la que se empatiza en cuestión de párrafos, un protagonista masculino muy simpático y, aunque no me haya convencido del todo, es lo contrario a un punto negativo, una amor que tira más bien a amistad y un final asombroso.
Si eres uno de esos seguidores que solo lee el "En resumen" por no tener suficiente tiempo o porque realmente no te apetece leerte la reseña entera y el libro no te convence porque trata sobre vampiros, que la autora sea novel y el hecho de que sea una trilogía, no prejuzgues, si necesitas realmente un en resumen puedo definirte esta novela como una obra maestra y no exagero en absoluto, tiene sus pequeños defectos, pero sus virtudes las superan con creces.

Lo mejor: La maravillosa prosa. Anaïs. Doryan. Las descripciones. El final.
Lo peor: Ciertas partes del amor.

¿Lo conocías? ¿No? ¿Te llama la atención? ¿Le darás una oportuidad? Te aseguro que no te decepcionará en absoluto.

viernes, 1 de noviembre de 2013

Reseña de Diabólica

  • Título: Diabólica
  • Autora: Carolina Lozano
  • Editorial: Versátil
  • Formato: Rústica con solapas
  • Páginas: 301
  • Precio: 18 €
Cuenta la leyenda que en el sur de Francia, en los albores de 1450, tres jóvenes de gran pureza hicieron tres promesas que, aún pronunciadas desde el amor y el sacrificio, iban a abocarlos irremediablemente a la Oscuridad. Así fue como Adrianne, la más pura entre las almas de la época, una joven que jamás había conocido la maldad, se vio empujada a entregar su alma al Maligno para salvar a quien más amaba. Pero su sacrificio nunca fue suficiente, y los hados iban a llevarla a una situación funesta en que tendría que decidir cuánto más estaba dispuesta a dar para salvar no sólo a quien amó en su inocencia, sino también a quien amaba con la oscuridad de su alma. Y, mientras tanto, un pueblo iba a ser testigo de la lucha entre el Bien y el Mal, pero no todos sobrevivirían. Porque... el Mal no iba a conformarse con tres almas, si podía someter a toda la humanidad.
Hace un año me adentré en la prosa de esta autora con Taibhse y Brìgh, su forma de escribir me pareció sencilla, sin nada a destacar; pero el argumento de su primera novela tenía un algo que me atraía y decidí volví a sumergirme en otra historia escrita por su pluma. Tenía miedo de que me decepcionase al suceder en el siglo XV, pensé que tendría acontecimientos históricos que me harían la lectura cuesta arriba; pero nada más lejos, tiene un comienzo ambientado en la Francia de hace unos siglos, el perfecto encuadre de esa época me hizo sentir una más entre los pueblerinos de Calhors, muchas veces conseguía ponerme los pelos de punta y dejarme el alma en vilo por el misterio que destila conforme avanzan los capítulos, adoré la inocencia y pureza de Adrianne al principio y me consiguió mantener con ganas de más escenas suyas, me enamoré de la bondad y caballerosidad de Gaspard, odié y me frustré con algunos personajes... Pero mejor voy paso a paso, desarrollando cada aspecto.
La novela se centra en varios personajes; dependiendo del momento, la vida de uno cobra más o menos protagonismo; así que nos encontramos con tres personajes principales:
Adrianne, en los primeros capítulos era una niña dulce, ingenua y adorable que hizo que me encariñara enseguida de ella; pero cuando el Mal quiere convertir su alma pura, debe madurar, su inocencia cae en el olvido, su carácter se vuelve fuerte y frío... Había momentos en los que su frialdad me hacía no saber qué esperarme de ella, pero es algo positivo porque hace que sus acciones sean imprevisibles a ojos del lector.
Garpard es un personaje masculino de los que es imposible no enamorararse: es atento, amable, simpático, bondadoso... en pocas palabras, un caballero. A pesar de estar escrito en tercera persona, sus sentimientos son casi palpables y es por eso por que empaticé  tan pronto con él; aunque es verdad que había veces en las que se dejaba llevar por las emociones y su debilidad me desconcertaba, sabía las razones que tenía para reaccionar de una u otra manera, pero en esos momentos no lograba comprenderle.
Y Kartal, es un personaje oscuro, con un aura de misterio a su alrededor que hace que no sepas cuál será su siguiente decisión, qué es lo que hará y por qué retorcida razón. Es el que menos se llega a conocer de los tres, quizás fue ese el motivo de que no me cayera del todo bien, pero es que a veces me asustaba su corazón de piedra y, otras, me sorprendía comprobar que en el fondo sentía un profundo amor por cierto personaje.
También nos encontramos con Gabrielle, quien aparece una vez la trama principal ha avanzado; es una niñita mimada y estúpida cuyas reacciones me hacían querer darle una buena bofetada y decirle que madurara de una vez.
La intriga es algo muy presente en la novela, está ahí desde el comienzo y se intercala con algunos momentos en los que, por culpa de la curiosidad de algún personaje, alguna que otra escena te deja sin aliento y no puedes evitar estremecerte por algunos momentos eapeluznantes que no te dejarán indiferente.
La prosa me ha gustado mucho más que en los otros libros; en ésta novela, las descripciones me han introducido de lleno en el lugar y momento indicados, he logrado imaginarme cada una de las escenas como si yo misma me encontrara allí y, por supuesto, el misterio creado y el desarrollo de la historia me han mantenido enganchada hasta las últimas páginas.
El final es también un gran aspecto positivo de la novela, termina dejando todos los cabos atados, todas las preguntas resueltas y todos los personajes en su sitio, quizás peca de ser predecible, pero realmente es perfecto y no se me ocurre uno mejor.

En resumen, si te gustan las historias con un tinte de misterio y oscuridad, personajes de los que a veces no sabes qué esperarte, una prosa que engancha desde el primer momento, Diabólica es tu libro.

Lo mejor: Adrianne. El misterio. La prosa. El final.
Lo peor: Gabrielle.

¿Lo conocías? ¿Lo has leído? ¿Tienes pensado hacerlo? ¿Te llama la atención?
¡Nos leemos! :)
Besitos ^-^