domingo, 15 de noviembre de 2015

Harry Potter y el cáliz de fuego

Harry Potter y el cáliz de fuego
(J. K. Rowling)
Ediciones Salamndra
Tapa dura
640 páginas
23,00€

Saga:
- Harry Potter y la piedra filosofal
- Harry Potter y la cámara de los secretos
- Harry Potter y el prisionero de Azkaban
- Harry Potter y el cáliz de fuego
- Harry Potter y la Órden del Fénix
- Harry Potter y el misterio del príncipe
- Harry Potter y las reliquias de la muerte
Sinopsis: Tras otro abominable verano con los Dursley, Harry se dispone a iniciar el cuarto curso en Hogwarts, la famosa escuela de magia y hechicería. A sus catorce años, a Harry le gustaría ser un joven mago como los demás y dedicarse a aprender nuevos sortilegios, encontrarse con sus amigos Ron y Hermione y asistir con ellos a los Mundiales de quidditch. Sin embargo, al llegar al colegio le espera una gran sorpresa que lo obligará a enfrentarse a los desafíos más temibles de toda su vida. Si logra superarlos, habrá demostrado que ya no es un niño y que está preparado para vivir las nuevas y emocionantes experiencias que el futuro le depara.
Opinión personal:
Guau, es tan: brillante. Magnífico. Maravilloso. Increíble, Trepidante… en realidad no sé ni qué decir ni cómo describir todo lo que siento tras terminar «El cáliz de fuego» es tan malditamente genial que me encuentro sin palabras… Bueno, la que más se adecúa a todo lo que siento es: brutal.

Cuando publiqué la reseña del primero diciendo que lo había amado y que los siguientes no me convencían igual, leía vuestros comentarios diciendo que los últimos eran de los mejores y, estaba ciertamente preparada, pero no para esto… la cuarta entrega de Harry Potter es demasiado fascinante, DEMASIADO.

Bien, bien, ¿por dónde debería empezar antes de irme por las ramas y comenzar a decir cosas sin sentido? Vale, Harry ¡me encanta su forma de ser! Es apenas un niño, un adolescente, pero su personalidad es increíble, el sentimiento de deber está adherido a él, no duda en ayudar cuando es necesario, de ser responsable aunque en ocasiones haya que romper las reglas. Es absolutamente alucinante, en ocasiones me ha exasperado un poco la manera de ser tan altruista con personajes que me parecían estúpidos, pero no puedo negar que en el fondo adoro que sea así.
—¡Le das demasiada importancia y siempre lo has hecho, a lo que llaman «sangre limpia»! ¡No te das cuenta de que no importa lo que uno es por nacimiento, sino lo que uno es por sí mismo!
Sé que la mayoría preferís mucho más a Ron como amigo —o en el género femenino, quizás más que amigo ;P— y no puedo negar que es sumamente dulce y entrañable, y yo me lo cogería como peluche para dormir con él —ey, ey, mentes malpensadas, he dicho peluche jajaja— y la valía que demuestra en todas las aventuras de Harry, su amistad tan fuerte y, a pesar de en ocasiones ser un tanto orgulloso, no es tan altanero como para dejar de apoyar a alguien por quien lo daría todo cuando lo necesite y sí, es muy, muy, muy genial, pero por ahora no me convence tanto como Hermione, quizás en los siguientes libros vaya a darle el amor que se merece (?) Ay, Hermione, me encanta esta chica, sí, al inicio de las novelas detestaba un poco que fuese tan sabelotodo, pero es que esa es su peculiaridad más inmensa, todos tenemos una y, aunque nada más conocerla pueda ser irritante, ahora mismo me encanta por ello mismo; su propia personalidad es todo valentía y decisión. Lo que más me gusta de Ron, Hermione y Harry es su manera de defender a los que quieren con locura, se aferran a ello con manos y dientes porque la familia y la amistad es lo más importante, y estos tres personajes lo demuestran con creces, les tengo un cariño monumental y de verdad no sé lo que haré una vez termine el séptimo…

Hagrid también es adorable, Malfoy sigue siendo un grano en el culo, los hermanos Weasley son geniales, la de diálogos que podría enumerar y recitar por la de locuras que crean e imaginan; hay personajes nuevos que… meh, ni fu ni fa, no puedo negar que en ocasiones me han gustado mucho, pero en el inicio me han desquiciado tanto, que al final la balanza se queda en neutro… aunque a lo mejor en un cierto porcentaje positivo, maybe jajaja; y Diggory, justo cuando comenzaba a caerme bien…

La trama mantiene el mismo ritmo que los anteriores, a pesar de ser más del doble de gordo que el anterior lo he devorado en cuestión de horas y unos días; tiene un ritmo demasiado trepidante una vez comienza la verdadera historia, las páginas se tragan al lector, casi literalmente y he mantenido el aliento en incontables ocasiones —aun no entiendo cómo no me he asfixiado—.
Resulta extraño pensar que, cuando uno teme algo que va a ocurrir y quisiera que el tiempo empezara a pasar más despacio, el tiempo suele pasar más deprisa.
No me cansaré de repetir que J. K. Rowling ha conseguido robar un trozo de mi corazón y su pluma, la historia de Harry y todos sus personajes están ahora mismo viviendo en mí —¿es normal soñar con sus personajes? ¿O eso es ya obsesión? D:—.

La cantidad de valores que tiene cada libro llegan como una avalancha al lector, en cada capítulo puedes vislumbrar el poder de la amistad, el amor entre la familia, la valentía, el altruismo… Podría enumerar palabras y palabras, pero no tienen ningún sentido si no se leen, si no se ven en práctica, en admirarlos al estar en los personajes que quieres.

El final es brutal, o sea, en los anteriores libros todo acaba preciosamente (?) cerrado y todos —más o menos— los cabos atados, pero es que el final de este cuarto libro lo deja incluso más abierto que el propio inicio de la novela ö No puedo esperar a embarcarme en el quinto libro y envolverme en su historia lo más pronto posible.
En resumen, si no has comenzado la saga de Harry Potter, no sé a qué esperas para abrir el primer libro y soñar sin límites
¡Contadme cuándo leísteis vosotros estos libros! :)
Besitos,