viernes, 18 de marzo de 2016

Os debo una explicación...

Buenas tardes... o quizás un «aún existo y este blog sigue activo» o algo así.

     Tal y como indica el título, os debo una explicación, llevo varios meses en los que soy más intermitente que un semáforo en ámbar; en lo que llevamos de año apenas he publicado una sola reseña y se ha quedado en esa única entrada. No tengo excusas que decir ni añadir, creo que mi repertorio se ha perdido, aunque lo que más se acerca a la realidad es que no hay razón al por qué llevo todo este tiempo sin publicar. Podría decir que llevo de esta manera desde que ha empezado el 2016 pero, para ser sincera, mis desapariciones ya comenzaron varios meses atrás: antes por causa de las clases, luego pareció convertirse en una costumbre que no quería coger, de esas que odias con todo tu ser y solo esperas que desaparezcan lo más pronto posible.

     Desde hace varios meses me he dado cuenta de que ya no disfruto tanto de los libros que antes me gustaban, que veo sin sentido los romances sin más, que aquellos libros que antes leía por miles ahora pasan sin más por mi vida literaria, busco el sentido a las páginas que pasan por mis manos y en muchas de ellas no lo encuentro, no las leo solo por disfrutar sino por aprender algo, porque me demuestren algo que no conocía antes, quizás algún valor que me pueda inculcar u otro que se haga sentir más importante, pero la mayoría de los libros que pensaba que me gustarían, no los he disfrutado, y justamente aquellos que pensaba que no valían nada, los he visto desde otro punto de vista. A lo mejor son las expectativas que me juegan una mala pasada o a lo mejor soy yo misma que he cambiado y he rescatado otra manera de pensar, más madura… o puede que todo lo contario. A pesar de ello sigo leyendo, y tanto, en estos meses me he puesto las pilas con mis estantes y algunos de mis pendientes desde hace meses y hasta años, estoy en la búsqueda de ese libro que pueda volver a calificar como «perfección literaria» pero a su vez temo que la vena crítica que ha ido cobrando forma me haga detestar aquellos que tengo pensado amar o que guardo con cariño. Podria resumirse en que le he cogido el gusto a otros géneros de los que me gustaban y busco una calidad que antes obviaba, deberé acostumbrarme.

     No puedo decir que no he escrito ni reseñado por causa de estar ocupada, que sí, que la universidad me quita tiempo, pero no más que antes, si me organizase podría incluso tener todo el tiempo que quisiera —pero eso ya es otro tema que no estoy segura de cumplir en algún momento próximo, aunque no voy a decir que nunca— así que no lo puedo culpar a eso porque sería ser una hipócrita. Tampoco puedo decir que los libros que leo, al no disfrutarlos como antes, no me apetece dar opiniones, qué va, en realidad son los que más me gusta comentar porque las bellezas literarias son las más difíciles de describir mientras que aquellos que pasan sin más o dejan una marca de detestación con la cual adoro soltar los detalles de por qué no me ha gustado —siempre puede haber algo “positivo” que destacar ya que no es necesario que, habiéndolo odiado yo, para otro no pueda ser hasta su libro favorito, obviamente—.

     Pensando en los últimos días, creo que he dado con la razón de por qué he estado desaparecida.

     En primer lugar, no pienso dejar el blog, sería una pesadilla convertida en realidad, no pienso tirar por la borda todo lo que me ha regalado este rincón: la magnífica gente, vuestros comentarios, mi progreso a la hora de escribir reseñas, mi propia evolución en mí misma, descubrir qué quiero y qué me gusta… son tantísimas las cosas que Forgotten Dreams me ha proporcionado que jamás se me ocurriría dejarlo, os soy sincera si digo que cada día pensaba en que debía volver, en que quería volver, en pensar que querría escribir mi opinión sobre el libro del cual observo su contraportada tras terminarlo y de compartir opiniones o leer las vuestras. Hace años, cuando veía que alguien cerraba un blog que seguía, se me rompía el corazón y sigue provocándome la misma sensación porque para mí mi blog se ha convertido en una parte esencial de mi vida sin la cual, sencillamente, dejaría de ser yo, porque este pequeño y adorable lugar —para mí— ha crecido conmigo y eso no es algo que pueda olvidar de la noche a la mañana.

     Ahora bien, cada vez que volvía a publicar siempre me metía en la cabeza que debía, tenía que, publicar tres o cuatro veces por semana y, al escribir, me obligaba a hacerlo, con lo cual, pasando los días, llegando el día que debía volver a escribir, me colapsaba, me hacía sentir mal por no haber publicado aquel día que me había propuesto, que debería haberlo hecho; a veces los días nublados me quitaban las ganas de comentar en blogs y el hecho de no hacerlo me hacía sentir peor… todo ello fue formando una bola que crecía y crecía y, aunque no volvía a publicar, tampoco hacía algo para arreglarlo. Hasta que he encontrado lo que quiero hacer.

     No me quiero agobiar, no voy a volver a hacerlo; este rincón demuestra mi hobbie por leer, mi pasión desmesurada por la lectura y es algo muy importante en mi vida diaria, cada día pienso en él, en lo que querría hacer con él y ese es el pensamiento que debería de tener, no el de “tengo que hacer”, la palabra «debo» necesito descartarla de mi vocabulario en cuanto a la cosas que hago por voluntad propia. ¿Que quiero publicar día sí y día no? Vale, sí, a lo mejor me gustaría, pero un día entre medias a veces no me deja espacio para hacer otras cosas a las que me gustaría dedicarme, a leer y comentar vuestros rincones literarios y, al volver a no escribir, puedo volver a caer en la misma situación de todos estos meses y DE NUEVO “obligarme” y yo no quiero eso.

     ¿Qué me he propuesto? Subir una reseña por semana y alternarla con la entrada de alguna sección, a lo mejor un recuento de lecturas, o un book haul, o una de citas… ¿Qué me da tiempo y QUIERO escribir y subir dos reseñas en vez de solo una alguna semana? Genial, la sustituiré por la entrada random, pero no voy a encontrarme en la necesidad de hacerlo más a menudo porque “debo de hacerlo”. ¿Que en unos meses me veo en la posibilidad de subir más a menudo? Pues será algo magnífico, siempre y cuando pueda tener capacidad de hacerlo sin que me reencuentre con el sentimiento de “obligación”. No quiero dejar el blog, básicamente porque al día siguiente perdería la cabeza lo más seguro, quiero opinar de lo que leo y compartirlo con vosotros; pero no quiero obligarme a subir una entrada cada dos días, porque si la siguiente vez que tenga que hacerlo no lo hago, puede acabar finalmente en un: cada dos meses, me disculpo de nuevo y vuelvo a caer la vez siguiente.

     Dos veces a la semana me parece lo suficientemente razonable para que no me encuentre en la situación de «lo hago porque tengo que hacerlo», sino en la de «lo hago porque quiero y me apetece». Tengo varias —muchas— reseñas pendientes de realizar, no estoy segura de que vaya a hacerlas todas, básicamente porque esta “crisis existencial” lleva demasiado tiempo anidándose dentro de mí y muchas lecturas han pasado por mis manos desde entonces, para ello debería volver a leerlos y con algunos las decepciones han sido tan grandes que no estoy por la labor de “sumergirme de nuevo en las aguas turbias que han dejado”.

     Poniéndome como calendario los martes una reseña y los viernes una sección u otra reseña si puedo, quiero atenerme a él todo lo posible, excepto que surgiera una razón de gran importancia por la cual me impidiese no seguir esta “organización” en un momento determinado.

     Tengo muchas ideas para estos meses, para este año, porque no solo existen los propósitos de año nuevo, nunca es tarde para hacer algo que quieres, sin necesidad de esperar a que llegue un uno de enero o empezar desde el lunes, hoy es un viernes de mitad de marzo y me parece un día igualmente válido como los citados, es más, los unos de enero siempre suelen ser días de “nadas” y los mañana nunca llegan, así que, si tenéis intención de comenzar algún proyecto, no esperéis a que llegue el “día indicado”, eso no existe, no brillará más el sol el día que quieras poner en práctica ese plan que lleva meses en tu cabeza ni éste saltará frente a ti para que lo recojas y realices, el día indicado puede ser el inicio del fin de semana, el inicio de vacaciones o a lo mejor este mismo instante, si quieres hacer algo que te gusta o piensas que con ello vas a ser más feliz, actúa ya, no lo dejes para mañana.

     Quiero escribir, quiero dibujar, quiero aprender cosas y moverme, y seguir con la idea de que, con esfuerzo y constancia, un puede conseguir todo aquello que se proponga, pero lo importante es no dejarlo para un futuro incierto sino reaccionar e ir hacia ello, si caemos a la primera, es necesario levantarse; si volvemos a hacerlo, cambiar de táctica para afrontarlo; si necesitamos impulso, rodearnos de personas que confíen en lo que hacemos; y apoyarnos los unos mismos, porque sin la confianza de ti mismo en lo que haces no se puede alcanzar nada y, lo más importante, enorgullecernos de cada mínimo progreso que realizamos, porque esa será la mejor recompensa que nos provoque seguir.

     No sé qué pretendía con esta entrada, lo principal era dar explicaciones por mis ausencias repentinas y la organización que va a tomar el blog a partir de ahora hasta… hasta cuando me dé el venazo por ir más allá de eso si encuentro la capacidad de subir más a menudo, pero por ahora no quiero que mis entradas destaquen por cantidad sino por calidad, muchos de vosotros os podéis acomodar a ambas cosas en vuestros blogs y eso me parece algo increíble, pero por todas las explicaciones y repeticiones de más arriba, creo que eso es demasiado para mí, quiero poner más mimo en mis reseñas y realizar entradas más curradas, si en el futuro puedo conseguir esto y publicar más a menudo, estaré contenta de haberlo conseguido, mientras tanto, me conformo con esta humilde organización.

     Espero que aquellos que hayáis leído la entrada entera no se os haya hecho muy pesada, pero necesitaba soltarlo todo y no me he dado cuenta de cómo me ha servido como “desahogo” hasta que no lo he soltado todo. Espero que comprendáis estos cambios y su porqué, y no me queda nada más que añadir, salvo que nos leemos el martes con una reseña y entre este objetivo también se encuentra el de ponerme al día con vuestros blogs, porque necesito volver a saber qué leéis y qué opináis de otros libros.

Os mando un achuchón muy grande.
Os quiere,

9 comentarios:

  1. Yo también llevo varios meses ausente o con un ritmo algo más bajo. He estado buscando también un putno de equilibrio y creo que más o menos lo he encontrado, sobretodo evito forzarme porque a la larga me desgasta. Y, bueno, eso... ¡Bienvenida de nuevo!

    Saludos c:

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo perfectamente, yo también he estado muy ausente con el blog y siendo muy intermitente... y entiendo ese sentimiento de que parece que esto sea una obligación y eso te echa más para atrás a la hora de publicar... pero este es tu rincón, tú decides cuándo entrar y cuándo no, no debe ser una obligación, si no algo que haces porque te apetece.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  3. A mi me pasa exactamente eso con mi blogs (no es el primero que tengo) y me entra el agobio (que yo misma me provoco) que termino dejándolos, estoy en una etapa de crisis que está pasando poco a poco.

    El punto está en hacerlo porque nos encanta hacerlo y no porque debemos hacerlo.
    ¡Un saludo enorme!

    ResponderEliminar
  4. Uff te entiendo, yo pasé por una racha asi... ahora por ejemplo me apetece más jugar a los videojuegos. Antes leer manga, previo estaba on fire con los libros, antes las series... yo vivo por rachas xD Y debe ser que al leer tanto y al hacerse mayor... aunque haya libros que te gusten aún me falta encontrar uno que me enamore y diga, dios, me ha conquistado.

    Tu tranquila, sube cuando puedas y te apetezca y poco a poco todo mejorará^^

    ResponderEliminar
  5. Hola^^
    Yo también he pasado algunas rachas así y lo peor es forzarse a subir entradas pues a la larga no lleva a ningún lado y solo consigues sentirte mal y agobiada. Me alegra ver que vuelves por aquí, pero sube entrada cuando te apetezca, sin prisas ni agobios.
    un besote

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!

    Yo también tengo muchas rachas, ahora por ejemplo no tengo nada de tiempo de publicar y leo muy poquito. Espero que ahora con las vaciones aquí al lado pueda prestarle al blog el tiempo que merece.

    Tú sin agobios, no te preocupes que aquí estamos para leerte cuando aparezcas!

    Mucho ánimo con la uni!

    ResponderEliminar
  7. Hola guapísima! Los gustos cambias, no para siempre, sino que a veces nos apetecen otras cosas. Entiendo perfectamente ese sentimiento de vacío que dices con algunos libros y sabes qué??? Siempre he salido! Te voy a dar mi cura: Khaled Hosseini! Sobre todo MIL SOLES ESPLÉNDIDOS! tienes que leerlo sí o sí y ya verás como vas a descubrir un mundo nuevo en la literatura! Es que es TAN maravilloso ese libro y lleno de sentimientos y te van a remover y destrozar de la mejor de las maneras! Hazme caso! Si no, busca "Mil soles espléndidos Leara Martell" en Google que está en Youtube. Ay Dios! Es el libro de reencontrar la fe en la literatura ❤

    En fin! Que tómatelo con calma y verás como lo recuperas todo! BESAZOOOOOOOO

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola guapa!
    Tú tranquila, el blog es un hobby, como tú bien has dicho, así que respira y no te agobies. Cuando te apetezca, te pasas por aquí a contarnos tus impresiones de los libros que has leído y demás cosillas que desees compartir, que nosotros estaremos encantados de leerte. Y si hay semanas que no te encuentras con ánimos, ¡no pasa nada! Yo antes también me agobiaba un poco, pero me he dado cuenta de que así te amargas y no disfrutas del blog, que es para eso justamente para lo que está. Es normal querer ser algo constante, yo también intento actualizar al menos una o dos veces por semana, pero si no se puede, pues ya se podrá jaja
    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  9. Hola guapísima!!

    Creo que a todos nos pasa alguna vez lo que a ti, que empezamos a ver el blog como una responsabilidad y eso hace que te agobies o te sientas mal el día que no puedes publicar. A mi cuando me pasa lo dejo por un tiempo y ya cuando me veo con más fuerzas o ánimos lo retomo =P Este año la verdad es que lo he empezado con fuerza, yo me he propuesto actualizar 3 días a la semana, aunque tampoco es nada inamovible, si se puede bien, sino pues otra semana será =P Yo aquí estaré para leerte cuando me sea posible =)
    En cuanto a las lecturas creo que hace un par de años me pasó lo que a ti, que no me terminaba de llenar las cosas que leía. Creo que cuando pasa eso es el momento de "ampliar horizontes", probar a leer géneros nuevos que no pensabas que te fueran a gustar, yo lo hice y me lleve una grata sorpresa con algunos libros =D Yo creo que puede ser por lo que dices, las personas estamos cambiando constantemente, y eso no es malo, al contrario, solo que el cuerpo te pide otras cosas =P A mi cuando me sucedió no dejó de gustarme lo que leía anteriormente, pero al leer otros géneros y cambiar de aires, hizo que retomara mis géneros más asiduos con más ganas =)

    Muchos besitos corazón!! =)

    ResponderEliminar

Siempre me sacas una sonrisa con tus comentarios, además ¡son gratis! ¿Por qué no me dejas uno? :)