lunes, 26 de febrero de 2018

Reseña | La marea de hielo

La marea de hielo
(Morgan Rhodes)
SM
Rústica con solapas
496 páginas
14,95€
Saga:
- La caída de los reinos
- La primavera de los rebeldes
- El abrazo de las tinieblas
- La marea de hielo
- La tormenta de cristal
- Immortal reign (en inglés febrero 2018)
Sinopsis: ¡Spoilers de libros anteriores! La lucha por el poder se extiende más allá del mar de Plata. Los límites se desdibujan: desaparecen las fronteras entre los imperios, el bien y el mal se confunden y la magia vaga por el mundo mortal.
MAGIA
Cada vez más presentes en la Mytica terrenal, los seres mágicos modelan y desvían las frágiles vidas de los humanos sin prever las consecuencias.
AMOR
Tortuosas e inesperadas, las pasiones sacuden a humanos e inmortales por igual, trenzando sus destinos.
TRAICIÓN
Mientras se crean y se deshacen alianzas, la víbora invisible de la traición emponzoña incluso a los seres más cercanos.
Una marea de hielo amenaza con inundar Mytica.
Y su frío puede paralizar los corazones demasiado expuestos...
Opinión personal:
     Esta cuarta entrega ha sido igual de increíble que sus anteriores, llena de acción que deja sin aliento, de misterio, magia y muerte. Han sido incontables las veces que me ha dejado sin respiración, me ha hecho estremecer por la cantidad de momentos desgarradores y me han absorbido sus páginas de tal manera que las horas perdían importancia y me encontraba entre los ciudadanos de Mytica como una más entre ellos.

     Empieza en el mismo punto donde lo dejó la novela anterior, con un final infartante a más no poder, con una historia tan bien hilada que el lector no sabe hacia dónde puede ir o girar, porque Morgan Rhodes consigue sorprender al lector cada vez más. Lleno de acción, intriga y aventuras por parte de sus personajes. Entre ellos empezando por Cleo, sigue siendo un personaje maravilloso gracias al giro y evolución desde su primer libro. Magnus, ese alucinante personaje con el gran carisma que lo representa y en esta novela solo apetece abrazarle y protegerle sin cesar, con un romance a base de giros llenos de emoción y felicidad.
     Es imposible dejar de leer, se hace tan adictivo y sumamente atrapante, que tienes que dejar todo lo que estés haciendo y meterte a seguir conociendo la pluma y la historia de Morgan Rhodes. Ello, sumándole todas las voces narrativas, consiguen que sea muy ágil, con un ritmo que bajo mi punto de vista, está presente en cada página, porque no decae y le hace dar mucha fuerza a la historia, porque es precisamente eso lo que más me gusta de la novela. Tiene tantos personajes, que puede dar miedo que estén mal desarrollados o que algunos sean más secundarios y más planos que otros, pero aquí es donde ataca la autora, porque es todo lo contrario, ya que sabe mantener cada uno de los puntos de vista, dándole su propia importancia y su propia personalidad, porque en serio, que hay cada personaje que quedo enamorada de él.

     En esta nueva entrega conocemos con más detalles partes de Mytica que hasta ahora no tenían tanta profundidad y que sinceramente me ha fascinado, al igual que también tenemos un panorama general del mundo de Morgan, ya que no estamos solamente en Mytica, sino en todo el mundo, viajando hasta el imperio de Kraeshia, donde al mismo tiempo conocemos a nuevos personajes y nuevas traiciones. Considero que la autora sabe ambientar tanto la novela, que formamos parte de ella y de sus personajes, porque la verdad, es que les he cogido cariño a todos, pero también es cierto, que cuando menos te lo esperas, te apuñala por la espalda, dejándote sufriendo por sus giros argumentales, porque tiene muchos. Y cada cual peor, en el sentido de que se vuelve más fascinante y no ves la hora de saber cómo saldrán los personajes de esa situación.
     La marea de hielo es una cuarta parte inmejorable, acción a rebosar, tensión por doquier, palabras hechizantes por las que no podrás soltar la lectura a pesar de que así quieres. Miedo, dolor, crueldad... Mytica te espera.
Os quiere,

lunes, 19 de febrero de 2018

Reseña | Siempre será diciembre

 
Siempre será diciembre
(Wendy Davies)
sm
Rústica con solapas
302 páginas
11,95€
Sinopsis: Sam ha muerto. El mar se llevó sus secretos y ahora solo quedan mentiras y esa sensación de ahogo que todo lo envuelve. Samantha no es ella misma. Jay no sabe lo que hizo. Todos tienen algo que ocultar y cada día que pasa es una cuenta atrás. Mañana quizá sea tarde.
 Opinión personal:

     Una primera mentira puede ser confusa y compleja para quien la dice, pero el resto… el resto pierden dificultad conforme el número se hace mayor, conforme tu propia vida se convierte en una mentira, conforme uno mismo comienza a difuminarse entre los bordes de una mentira entrelazada con otra nueva. ¿Quién eres si la verdad ya no existe? ¿Quién eres cuando hay más secretos que realidades tras cuentos inventados? Sam, Samantha Flynn es quien se puede ser, perdida en un mundo tan grande que parece absorber cada una de sus células desde la muerte de su hermano, Sam. Quién, no es la pregunta que se hacen aquellos que creían conocerle, ajustician a alguien que ni siquiera recuerda la noche de lo sucedido y le traspasan miradas de lástima y culpabilidad, mientras él solo desea contar los días que restan para acabar el dolor: Jay, el que había sido el mejor amigo de Sam.

     Es dolor lo que encontrarás en esta novela. Es agonía lo que sentirás y ante lo que resistirás a cada página cuando vislumbres entre las capas de las mentiras. Es confusión entre lo que te sumergirás para creer conocer a sus personajes, sus vidas… en algunos, sus no-vidas. Conocer los momentos de evolución de los protagonistas, buceando entre sus dos puntos de vista, conociendo más al Sam que ya no existe pero al cual parecerá que recuerdas más vivo que su hermana o su mejor amigo.

     Esta novela te hablará de que el dolor no es tan fácil de superar, que los días no pintan nada cuando dicen que el tiempo lo cura todo, no cuando las horas se consumen en un único pensamiento y la luz del día o la oscuridad de la noche se combinan para crear un propio agujero negro del que es imposible salir.

     ¿Crees conocer a alguien? Esta novela de demostrará que nunca conocerás lo suficiente a nadie, te sorprenderá el poder de culpar sin saber o de perdonar sin conocer, sentirás alegría entre la tristeza, o sufrirás cuando creas que no puedes romperte aún más; porque así es, este libro te romperá en pedazos, creará una bomba en tu interior que detonará como pequeñas minas poco a poco hasta que no puedas reconocerte más como la de antes, porque temas pisar con el miedo de que queden más minas confundidas con el camino.

     Siempre será diciembre te demostrará que si uno quiere, puede llegar a hacer siempre frío, puedes sentir que tu corazón no volverá a latir de nuevo, ni sentir nunca más el calor de la alegría, te hará pensar que sí es posible estancarse en una estación, en un mero mes y no salir de sus inicios, de plantarte y soltar raíces en el día de más frío y de más dolor, y no avanzar nunca aunque quieras arrancar los días del calendario. Siempre que uno quiera, siempre será diciembre.

     Este libro es vivir con los personajes, crecer con ellos, madurar, pensar de otra manera tras trescientas páginas, es mantener el corazón en un puño y ahogarse con el nudo que se crea en tu garganta. Consiste en ver la vida, observarla desde otras circunstancias, es comprender que las mentiras pueden aplastarte en algún momento, que los secretos pueden carcomer tus cimientos y comprender la necesidad de los sueños, de dejarlos vivir y volar.

     Nunca creas que conoces algo en su plenitud, tampoco creas que siempre será diciembre.

Os quiere,

lunes, 12 de febrero de 2018

Reseña | Un monstruo viene a verme


Un monstruo viene a verme
(Patrick Ness — Idea original de Siobhan Down)
Nube de tinta
Rústica con solapas
205 páginas
14,95€
Sinopsis: Siete minutos después de la medianoche, Conor despierta y se encuentra un monstruo en la ventana. Pero no es el monstruo que él esperaba, el de la pesadilla que tiene casi todas las noches desde que su madre empezó el arduo e incansable tratamiento. No, este monstruo es algo diferente, antiguo... Y quiere lo más peligroso de todo: la verdad.
Opinión personal:
            Un monstruo viene a verme es de esos libros que son mucho más de lo que puedan parecer desde un primer momento, es de esas historias que no solo pasan por tus manos sin más, es de esas novelas que calan en el lector como si fuese una lluvia inesperada… la historia que cuenta no se puede describir con palabras, ni comprenderse de manera superficial, ni leerse como si no fuesen más que páginas. Un monstruo viene a verme te devorará a ti, pasará por cada uno de tus sentimientos, romperá cada mínimo trozo de tu ser, lo recompondrá de esa manera que solo él sabe, reptará por tu interior hasta que comprendas que no es un libro sin más para leer en una tarde, es mucho más que un mero libro, es mucho más que las etiquetas cualquiera que se puedan poner para definirlo, es mucho, mucho más que aquello que te pueda hacer sentir en un momento, porque, cuando pienses que lo has comprendido todo, que has aprendido todo lo que has podido reflexionar con sus frases, una nueva oleada de significados entre sus líneas abrirá tus ojos de nuevo.


           Este no es un libro del que sea necesario conocer de qué trata, con el mero pensamiento de conocer que se trata de un libro cargado de emociones, sentimientos, reflexiones, vidas, comprensiones por parte del lector como de los personajes, madurez, secretos que uno ni siquiera supiera que convivía con ellos y… bueno, básicamente con conocer que se trata de una historia creada a base de pequeñas historias y de pensamientos tan profundos como un universo entero, creo que bastaría. No es ni necesario conocer la sinopsis, ni siquiera los nombres de los personajes, ni aquello que precede a la novela; al coger el libro entre tus manos, solo es necesario conocer que hay sentimientos más fuertes que el amor, el dolor, la furia y la tristeza, es una fusión de todos ellos, es conocer más allá de cada uno de ellos y recoger las semillas que han sembrado en uno, es destacar que una persona no solo se siente triste o enfadada, que uno no conoce lo que quiere porque pasa por etapas, sencillamente, dentro de una persona vive más de lo que pueda mostrarse por fuera, a veces, hay sentimientos que ni siquiera uno conoce que viven en él, hay emociones y secretos y verdades que uno no quiere admitir, no quiere aceptar, no quiere entender.

            Dentro de este pequeño libro cabe más de una historia, contiene también tres pequeñas historias que dan vida y lucidez a la vida del protagonista, y nos muestran una gran gama de grises al lector. No existe una historia únicamente vestida de negro ni una persona solo envuelta en blanco, los matices entremezclados entre los dos colores son la diferencia, son la realidad.

            ¿Quién pudo pensar que un tejo no era más que un mero árbol? Un árbol que conoce mucho más del mundo que cualquier grano de arena llevado por el viento desde una punta del mundo a la contraria, conocer de aquello que no conocen los demás es lo que marca la diferencia, sea de un monstruo o sea de una persona.
            Un monstruo en forma de tejo y un niño de doce años enseñan al lector por medio de la vida del segundo y a través de cuatro historias que no todo es lo que parece, aquello que uno guarda sin mostrar a los demás puede hacernos daño, los deseos a veces no son lo que uno de verdad quiere… doscientas páginas cargadas de pequeños detalles recogidos en una explosión. No es solo una historia triste, ni solo dramática, ni solo profunda; no es una novela para niños ni tampoco para adultos, es una novela para todas las edades, porque cada rango de edad puede sacar algo en claro de sus páginas; no es un libro realista, ni tampoco pura fantasía, se convierte en una locura entremezclada. No es un libro de lectura rápida y amena porque, aunque lo leas en un par de horas, su historia te seguirá allá a donde vayas los días y semanas siguientes, las frases del monstruo se tirarán en trampolín entre tus recuerdos y jugarán con las lianas de tus pensamientos para filtrar sus reflexiones en tu propia vida.

            No es un libro sin más, no es simplemente una novela sobre un monstruo y un niño, no es solo un mero camino hacia la verdad, no es conocerse a uno mismo sin más… no es solo una enseñanza. No, este libro es mucho más que mucho, este libro te lee a ti y no al contrario, devorará cada una de tus células y acechará entre tus sueños, atrapará recuerdos y verdades para envolverlos en papel de seda y mostrarlos frente a ti… pero, para que conozcas todo eso, será necesario que lo leas.

Os quiere,

lunes, 5 de febrero de 2018

El método 15/33 [Shannon Kirk]

El método 15/33
(Shannon Kirk)
Ediciones B
Rústica con solapas
368 páginas
17,50€
Sinopsis: Imaginad a una chica de dieciséis años, embarazada y vulnerable, a quien acaban de arrancar de la tranquilidad de su hogar para arrojarla dentro de una furgoneta destartalada. Raptada… Sola… Aterrorizada.
Ahora, olvidaos de ella.
Imaginad en cambio a una prodigiosa manipuladora de dieciséis años que, desde los primeros instantes de su secuestro, se centra, con tanta serenidad como determinación, en dos cosas: salvar al niño que lleva en su seno y vengarse.
Metódica y calculadora, pone a punto un plan organizado de manera casi científica en el que nada está librado al azar. Su férrea voluntad y su ingenio serán sus mejores armas contra la brutalidad de sus raptores, y lo único que le falta por hacer es esperar el momento ideal para lanzar su ataque.
Opinión personal:
      Desde el momento en que la subestimaron, su mente ya planeaba una venganza lo suficientemente cruel para todo aquel que había dejado un grano de arena en su secuestro; en cada paso en falso que ellos realizaban, ella era la que vigilaba agazapada en una esquina, calculando, maquinando, consiguiendo nuevos recursos, ampliando su forma de sobrevivir ella y el hijo en su vientre. No solo ansiaba salir viva de aquel lugar. También anhelaba regalarles la venganza más dolorosa a sus captores y cómplices, de tal grado que ellos no podrían siquiera haber imaginado…

    Estoy en un estado después de leer esta novela que no sé explicar con palabras... es como si me hubiesen metido en una lavadora y el modo de centrifugado me haya escurrido hasta dejarme completamente mareada y hecha una bolita enredada en mí misma. Es como... increíble, flipante, brillante, majestuoso...

     No tengo palabras para describir lo sublime de esta novela, el entramado en la mente de la protagonista es tan sumamente complejo que en ocasiones debía releer párrafos enteros para poder empaparme de su esencia al completo, poder siquiera captar una ligerísima idea de aquello que su cerebro maquinado para no sentir, para poder apagar las emociones y no distraerse de aquello que de verdad importaba, pero para nada es algo que atrase la lectura, ni de lejos, es más, hace falta recalcar que estas páginas volaron en mis manos, apenas veinticuatro horas de lectura bastaron para leer y volver a releer escenas de una novela de casi cuatrocientas páginas.

 El poder de la mente de la protagonista es tan brutal, tan meticuloso, tan locamente escalofriante que una vez habría la novela desconectaba por completo del mundo, qué decir si me la he leído en prácticamente un día,

     La protagonista es brutal, no refleja sentimientos, no, pero esto no provoca que no crezca una empatía por su situación, esto no produce que al lector no se le encoja el corazón de sufrimiento ante una escena de desesperanza, esto no deja de crear y recrear un dolor lacerante cuando, sin mostrarse completamente pero sabiéndose, que el interruptor del miedo ahoga las emociones de la protagonista y llene de pavor al que mantiene en sus manos el libro. El poder de su mente es increíble, tan meticuloso, tan locamente escalofriante que puedo decir con total claridad que he vivido esta novela, la he sentido como una extensión de mí, ni me sorprende que en mis momentos de descanso me viniensen oleadas de comprensión acerca de lo sentido por la joven embarazada encarcelada entre cuatro paredes, de su idea de salir y venganse, de esa sensación de angustia que no le invadía siquiera a ella pero me hacía enloquecer a mí misma, meramente leyendo un par de páginas. Su dese de buscar el momento indicado para su obra maestra y dar comienzo al espectáculo; el dolor y el pánico venían en ráfagas cuando el libro se aparcaba en su lugar cerca de mi mesilla, a pesar de que supiera que era ficción, a pesar de que mi cerebro analizase que aquello no era real…

     Un thriller psicológico que mantendrá en vilo al lector, puedes conocer el desenlace desde el propio inicio, desde la misma primera página donde la protagonista refleja con palabras que aquello es su historia, que aquello pasó y fue superado, pero el lector es el que no lo supera, es al lector a quien se le detiene el aliento ante momentos de locura, cuando sabe que todo puede acabar con un soplo de aire, que nada de ello puede llegar a ser así, pensando en espejismos e historias sin final, con un final arrancado, sin verdades, solo páginas camufladas…
«Tu adversario a menudo no verá siquiera venir tus proyectos, siendo consumido por los suyos propios. No busques elogios de manera inconsciente hacia tu ingenio y con ello llegar a llamar la atención: sáciate con tu propia aprobación. Estate seguro de que vas a ganar.»
     No hay una sola protagonista, los capítulos se alternan con la mano del detective del FBI que lleva el caso de una joven embarazada bajo el nombre de Dorothy, él posee su propia odisea particular, sus porqués, sus argumentos, sus pistas falsas y las verdaderas tomadas por mentiras, las sospechas, el miedo a no llegar a tiempo, el corazón encogido y la mente embotada, huir de la escena o saltar hacia ella con valentía… o mejor con temeridad, actuar con cabeza o dejar el raciocinio en el umbral de la puerta antes de pasar a la escena del crimen.

     Cada final de capítulo deja la miel en los labios, para adentrarse en otro que simula no ser tan bueno como el dejado atrás… para demostrar que puede incluso superarlo. Mi corazón latía con la fuerza de un caballo galopando sin frenos, para al segundo siguiente pegar un vuelco de tres metros, salir de mi garganta, admirar las alturas y las escenas leídas y volver de golpe a su sitio dejándome noqueada. Pensar… y dejar de pensar en absoluto, querer imaginarse las descripciones, pero con el miedo de pasar página y comprobar que lo que llega es aún peor… Angustia, dolor, miedo, verdadero pánico, casi creo que he llegado a sentir mucho más que la propia protagonista, atrapada por su captor.

    No puedo dejar de destacar el sobrecogedor trabajo de investigación realizado por la autora acerca de la mente humana, acerca de cómo esta puede actuar, cómo algunos “no tan denominados como sociópatas” pueden no tener miedo, no amar, no sentir nada, no por temor a sentirlo, sino porque simplemente no les apetece encender el interruptor y dejarse llevar por las emociones, y, cuando lo hacen de verdad, puede llegar a ser algo fatal, cargado de sensaciones de tal magnitud que uno no vuelve a sentirse nunca igual... y sus consecuencias.

     El desenlace llega a la altura, incluso supera esas alturas que uno desee poner al inicio del relato: una verdadera locura cargada de veracidad, con toques de cordura bien mezclados y un último toque de sensibilidad, quizás sobrepasado con un dolor muy necesario pero siendo el verdadero pesar al fin y al cabo; para finalmente dar el toque de gracia con un presente protagonizado por la fiera que había sido enjaulada pero, con su propia ayuda producida desde la mente, salida victoriosamente, quizás algo demasiado endulzado, comprendo las pinceladas de ternura, pero quizás a lo largo de tantas páginas me habré vuelto una insensible y habré apagado el interruptor del amor al concluir las últimas páginas.

     Nada más que decir salvo que quiero más novelas de suspense así, que me mantengan en vilo, que me arranquen el aliento ya no detengan, que las palabras hayan aprovechado mis momentos de delirio máximo para acudir a mi corazón y comprimirlo con sus letras... a pesar de saber desde el inicio, desde la misma primera página el final, no puedo negar que he sufrido en incontables ocasiones, pensando que era solo un espectro de idea, que no era real ese final: una reverencia a la magia de las palabras.
En resumen, El método 15/33 contiene la historia de una chica con una mente increíblemente organizada, disponiendo de una historia que te arrancará el aliento de los pulmones para devolvértelo de golpe de nuevo y sentir la sobrecarga de oxígeno con agonía: dolor, angustia, pánico e incluso amor es lo que representa esta novela, quizás no por orden, ni tampoco por importancia, pero, al fin y al cabo, cometerá todos esos crímenes camuflados de sentimientos insensibilizados contra el lector.
Os quiere,