domingo, 27 de mayo de 2018

Reseña | El imperio del sueño

El imperio del sueño
(Laura Tárraga)
Nocturna Ediciones
Rústica con solapas
311 páginas
15,00 €
Sinopsis: Hace miles de años que la humanidad ha perdido la capacidad de soñar. En su lugar, ha averiguado cómo extraer los sueños de los pocos que aún consiguen hacerlo para venderlos al mejor postor o prefabricar cápsulas a un precio más asequible. Y en el principado de Zephanis se concentra una de las mayores redes de tráfico de sueños del mundo.
Shoana es una ladrona con un pasado sombrío y un presente miserable en la zona baja de la ciudad; Leiza, una célebre soñadora con un porvenir brillante y una vida llena de comodidades. Los caminos de ambas se entrelazarán cuando, una mañana, Leiza descubra que su peor pesadilla se ha hecho realidad: ha dejado de soñar a tan sólo unos días del acontecimiento más importante del año: la competición de El Imperio del Sueño.
Opinión personal:
     En primer lugar quiero destacar que llevo siguiendo a la autora en twitter desde hacía meses y cuando salió la noticia de su nueva publicación sabía que lo quería sí o sí, la premisa tenía un halo muy atrayente y la autora parece amor, así que, aunque la espera hasta mayo haya sido larga, por fin he podido leer esta historia y oh.

     En el mundo de nuestras protagonistas los sueños casi han desaparecido, son pocos los que aún tienen el poder de soñar cuando cierran los ojos y en base a estos hechos se ha creado una compra-venta de sueños de aquellos pocos que todavía pueden hacerlo; Shoanna es una ladrona de sueños de renombre y Leiza solía ser de las pocas privilegiadas con sueños, hasta que un día se da cuenta de que para ella también han desaparecido: y los necesita para la competición de El imperio del sueño.

     Es ese el momento en el que el camino de ambas se junta y menuda maravilla: de personajes, de sus historias, de todo el ambiente y cómo se relacionan sus vidas, tan completamente distintas la una de la otra, pero tan indispensables la una para la otra.

     El ambiente de la novela está envuelto en ciencia ficción, pero al mismo tiempo se ve más acotado aún en toques de una historia contemporánea, porque, aunque me esperaba una deselvoltura mayor respecto de la atmósfera del mundo, los únicos toques de "fantasía" iban referidos acerca de los sueños, el resto de la historia trata temas sin tanta "magia" como me esperaba. Pero no es algo negativo ni que me haya decepcionado, es más, trata muchos temas importantes que, aunque me los esperaba por algunos tweets de la autora acerca de la novela, me han sorprendido y encantado cuando los he visto retratados de manera tan perfecta en la historia.

     Por otra parte, la prosa de Laura es tranquila, no es muy rimbombante ni peca de ser demasiado sencilla, es directa y precisa, junto con su pluma me ha mantenido muy muy enganchada a la historia, a los siguientes movimientos por parte de Shoanna y Leiza.
En resumen, El imperio del sueño es una historia de ciencia ficción, pero más ambientada en un margen de realismo, con unas protagonistas muy especiales y diferentes que te cautivarán; y los temas que trata te aseguro que no te dejarán indiferente.
Os quiere,

domingo, 13 de mayo de 2018

Reseña | Silverville

Silverville
(Victoria Álvarez)
Nocturna Ediciones
Rústica con solapas
541 páginas
16,50 €
Sinopsis: Cuando en 1872 Grace Mallory se instala en la antigua mansión de su familia política, los rumores no tardan en circular por el pueblo. ¿Una dama viviendo sola en un caserón deshabitado? ¿Por qué no la ha acompañado John, el heredero de la compañía minera con el que contrajo matrimonio lejos de allí? ¿Y qué pretende ahora al mudarse a la zona?
A sus veintidós años, Ruby Lawrence ha experimentado de sobra la sensación de ser subestimada por su condición de mujer. Por eso no le sorprende que nadie tome en serio su desconfianza por la recién llegada. No obstante, sus familiares deberían hacerlo... Al fin y al cabo, fueron ellos quienes asesinaron al padre de John.
Mientras la paz de Silverville se resquebraja, Grace y Ruby se sumen en un intrincado juego donde el sacrificio de cualquier peón merecerá la pena con tal de ganar la partida y donde sólo quedará una certeza: el mundo es un escenario y los hombres y mujeres, meros actores.
Opinión personal:

     Silverville ya comienza fuerte, toques de misterio, confusión y un velo que envuelve al lector entre sus aventuras hasta el punto de que no queda nada más que el libro y el lector. Hasta que las páginas se suceden una detrás de otra a una velocidad vertiginosa y las muchas quinientas páginas parecen un soplo de aire.

     Victoria Álvarez es una autora que, antes de adentrarse en la escritura de una novela, se embarca profundamente en la documentación, en investigar acerca de todos los detalles que hagan falta para que la novela resulte exquisita, con las ropas, los escenarios... el mismo ambiente huele a los lugares que nos transporta la autora. Es increíble, porque parece que hace magia al momento en el que describe las situaciones, me parece maravillosa su pluma.

     Podría decirse que son dos las protagonistas de esta historia, Grace y Ruby, pero me ha faltado algo más de "protagonismo" por parte de esta segunda para que realmente pudiera gustarme, la que realmente me ha ganado ha sido Grace, con su carácter, sus secretos, su todo. Llega en la novela y arrasa tanto con las páginas de su historia como con el lector. Y el misterio que lleva consigo, con suss intrigas que se desvelan y crean giros inesperados, y que hacen que todo sea muchísimo más adictivo de lo que ya era desde el inicio —si es que es posible.

     La narración salta de una de ellas hacia la otra, punto fuerte de la novela, en tercera persona, de manera que hace disfrutar al lector y quizás enredarlo aún más en las redes de la historia; el resto de personajes secundarios también me han parecido perfectos, perfilados de una manera increíble y cada uno tan definido que su personalidad rebosa de carácter.
En conclusión, Silverville te atrapa con su ambiente del oeste, rodeado de muchísimos giros argumentales y unos personajes de diez.
Os quiere,