jueves, 21 de febrero de 2019

Reseña | Presas

Presas
(Beatriz Esteban)
Nocturna Ediciones
Rústica con solapas
472 páginas
16,00 €
Sinopsis: El mundo es una escala de grises, pero siempre lo vemos en blanco y negro. El blanco de quien es inocente y se acerca a la prisión con miedo a convertirse en una víctima. El negro que inunda las celdas de aislamiento. Y el gris que envuelve el lugar, plagado de matices.
Un día me dijeron: «Leire, no vayas a la cárcel, hay gente peligrosa». Y les sorprendió cuando contesté: «Y fuera también».
Ambientada en una cárcel, Presas narra la realidad de una prisión desde dos puntos de vista opuestos: el de Leire, que accede como voluntaria, y el de Azahara, encerrada por un crimen terrible. Sin embargo, por muy distintas que sean sus perspectivas, pronto ambas descubrirán que unos barrotes no son la única forma de convertir a las personas en presas.
 
Opinión personal:

     Beatriz Esteban es sinónimo de dolor, de encontrar una historia que haga temblar tus cimientos aunque no te llegue a derrumbar del todo, es ese terremoto que arrasa con tu interior, te hace trizas y piensas que nunca volverás a ser igual que antes de leer uno de sus libros. Y Presas no es la excepción.

     La pluma de Bea es fulminante, te mece entre sus palabras como si fuese un barco movido por las olas del mar, pero a la vez ese mismo mar en ocasiones se enrarece, sigue siendo bonito si lo miras desde lejos, pero si estás cerca te destruye. Con este libro su prosa es magia, te hace estar en la cárcel y, aunque tu cuerpo se quede en tu propia vida, tu mente viaja para encontrarse entre esas paredes, para ver el dolor, la esperanza, la incertidumbre... la humanidad.

     Lo primero y más obvio que se destaca en esta novela es la documentación de la autora, haber estado de voluntaria en una cárcel hace un par de años se nota mucho a la hora de describir a los personajes, tanto a los de fuera como a los de dentro, de sus situaciones, de sus vidas, de sus detalles. Me ha parecido una ambientación increíble y desmostrado que una documentación muy exhaustiva ha dado sus frutos en este libro, que muestra la escala de grises que uno se puede encontrar en la vida, en que no todo es solo blanco o solo negro.

     Es una novela de personajes, tenemos varios narradores que, a través de su punto de vista, nos introducen entre los entresijos de sus vidas, de cómo les afecta, a cada uno a su manera, la cárcel. Sus personajes tienen cada uno su propia personalidad: muy definida, se puede observar su evolución a lo largo de las páginas y realmente no tengo mucho más que añadir sobre ellos, salvo que con algunos me he roto un poquito, con otros he sentido rabia, con otros incluso a veces he podido sonreir... sus emociones son tan reales que a veces parecía que sobrepasaban el papel.

     Este libro a la vez quiero recomendarlo a todo aquel que me lea, y a la vez avisar que solo debería leerse con la mente abierta, a aceptar su mensaje, a comprender sus valores, a sentirlo como es: real.
     Beatriz Esteban, tus palabras son magia.