sábado, 11 de mayo de 2019

Reseña | Sed

Sed
(Neal Shusterman y Jarrod Shusterman)
Nocturna Ediciones
Rústica con solapas
424 páginas
16,50 €
Sinopsis: Alyssa vive con su familia al sur de California, en un barrio residencial muy apacible... Hasta que, un día, del fregadero deja de salir agua. Tras padecer varios años de sequía, eso tampoco es extraño; allí todo el mundo está acostumbrado a las advertencias: no riegues el césped, no llenes la piscina, no te des duchas largas.
Pero esta vez ya no queda agua que ahorrar.
En muy poco tiempo, el supermercado del apacible barrio residencial se ha llenado de familias desesperadas y dispuestas a todo con tal de conseguir un bidón de agua. Y cuando sus padres salen en busca de provisiones y no regresan, Alyssa, su hermano y el peculiar vecino que los acompaña no tienen más remedio que empezar a tomar decisiones difíciles para sobrevivir. Cueste lo que cueste.

Opinión personal:

     ¿Una historia escrita (a medias) por Neal Shusterman que habla acerca de los efectos del cambio climático? ¡Obvio que lo neecesitaba leer! La manera en cómo estos dos autores representan a través de esta novela cómo nos puede llegar a afectar el cambio climático que nosotros mismos estamos provocando es horripilante e incómodo. Te hace sentir enfadado. Te hace sentir triste. Pero lo más importante es cuan indefenso te hace sentir mientras lees este libro, porque te das cuenta del poco control que los humanos tenemos sobre una situación de la que nosotros mismos somos los responsables. Para darte cuenta a su vez de cómo algunas fuerzas, como en este caso es el agua, tienen tantísimo poder sobre nosotros.

     Mientras leía este libro me he dado cuenta de lo minúsculos que somos en este enorme y amplio mundo, quieres creer que, cuando todo vaya cuesta abajo, el gobierno te cuidará, pero claro, cómo van a ayudar al resto si no se pueden ayudar ni a sí mismos. Estos autores exponen este hecho tan espeluznante de la manera más brutal posible: a través del punto de vista de un grupo de adolescentes que deben alimentarse a sí mismos en un mundo sin agua.

     Me introduje en esta historia conociendo la maestría que tiene Neal Shusterman para crear nuevo mundos, tiene esa manera de crear de cero historias súmamente complejas y a la vez perfectamente detalladas que te hacen creer que eso existe realmente. Pero, en este caso, en rasgos estrictos no ha creado un nuevo mundo, aunque podría llamarse una nueva realidad en el nuestro, una realidad en la que el medio ambiente ha sido devastado por el cambio climático y en el que, los recursos naturales que creíamos infinitos, han acabado por desaparecer. Es un mundo que, actualmente, no podemos comprender, pero que puede ser un futuro muy cercano si seguimos por este camino. Básicamente podría decirse que han predecido un futuro probable con gran detalle y precisión, pensando y mostrando cada detalle. Por tanto, solo decir que el desarrollo de esta historia es un aspecto muy positivo para escoger esta lectura.

     Lo que más me ha gustado del libro es la manera en que está escrito, tiene muchos puntos de vista y, por otra parte, las diferentes perspectivas de sus personajes eran a menudo interrumpidas por un par de páginas en las que te muestran atisbos de la vida de otras personas afectadas. Es un punto fuerte de la historia porque, para concienciar de un tema tan importante como es el que nos muestran estas páginas, es necesario ver testimonios del mayor número de personas.

     La lectura de este libro ha sido como vivir a través de un apocalipsis: Sed ha sido uno de los libros más terroríficos que he leído, te hace sentir verdadero pánico por que realmente esta situación sea verdadera. Personalmente, la idea de vivir sin agua, una necesidad básica, me da mucho más miedo que cualquier apocalipsis zombie.

Tanto si en vuestra vida cuidais el medio ambiente con cada actuaciones diarias, como si aún no prestáis la suficiente atención al grito silencioso de nuestro mundo, leed Sed, no os arrepentiréis.