domingo, 27 de septiembre de 2020

Reseña | El asombroso color del después

El asombroso color del después (Emily X. R. Pan)

Nocturna Ediciones · Rústica con solapas · 488 páginas · 17€


Sinopsis: Hay una cosa de la que Leigh Chen Sanders está absolutamente segura: cuando su madre murió, se convirtió en un pájaro.
Leigh, que es mitad asiática y mitad blanca, viaja a Taiwán para ver por primera vez a sus abuelos maternos. Allí espera encontrar a su madre, el pájaro. En su búsqueda puede que acabe persiguiendo fantasmas, revelando secretos familiares y forjando nuevas relaciones. Y mientras tanto deberá intentar reconciliarse con la idea de que en el mismo momento en que por fin besó a su mejor amigo, Axel, su madre se estaba quitando la vida.
El asombroso color del después es una novela preciosa sobre la familia, el arte, el amor, la pérdida y la identidad que alterna entre realidad y magia, pasado y presente, desesperación y esperanza.


Opinión personal:

En la familia de Leigh siempre fueron tres, ella y sus padres; ahora solo quedan dos y su madre se ha convertido en pájaro. El enorme pájaro rojo le ha traído una caja llena de recuerdos de un pasado del que Leigh nunca formó parte, junto a los recuerdos proporcionadas por unas varas de incienso, las palabras de un idioma que apenas conoce, un vuelo a Taiwán y unos abuelos de los que nunca supo nada, serán parte de ese hilo del que tirará para empezar a conocer las partes de las que su madre nunca quiso hablarle.

Especial
sería la palabra perfecta para describir este libro, puede entenderse en el sentido de distinto o peculiar, o que acaba siendo una historia muy importante que hace que el lector un torrente de emociones a lo largo de sus páginas. Aunque realmente no sabría por dónde empezar ni qué destacar acerca de su aspecto «especial», así que creo que comenzaré diciendo que considero que no es un libro que cualquiera puede disfrutar, al igual que tampoco es una lectura para ser leída en cualquier momento.

Este libro tiene dolor, empieza como una herida abierta, como un dolor lacerante, empieza con la pérdida y las personas que quedan después de alguien que ya no está. Y se quedan las personas enredadas entre incertidumbres y culpa, entre la sensación de no haber hecho lo suficiente ni haber dedicado la atención necesaria a los detalles. Por eso considero que no es para leerlo en cualquier momento, hay que tener en cuenta que duele y que ni nuestro corazón ni nuestras emociones están siempre dispuestas para soportar arropar el sufrimiento de unos personajes tan humanos y asustados.

Como también el estilo de la autora es peculiar, sus frases se pierden entre florituras y metáforas, entre un realismo mágico que empapa las páginas y deja que esa magia chorree entre sus letras, haciendo que la tinta cobre vida y sus escenas se dispongan una detrás de otra como una película frente a tus ojos. Al igual que la protagonista, Leigh, es humana, muy humana, rota y dolida, con el miedo de haber perdido a su madre y las dudas carcomiéndole las entrañas, por no haber hecho lo suficiente, por no haber podido salvarla, por no haber sido suficiente… Y el viaje a Taiwán, las descripciones de los templos, el pájaro, la familia que Leigh nunca conoció y con la que ni siquiera puede comunicarse porque solo conoce palabras sueltas. Es un personaje complejo, pero sus emociones son reales, por medio de ella se muestra a un personaje con tantas taras y defectos como somos los seres humanos, pero también con virtudes y un empeño constante en tratar de enmendar los errores, de tratar de hacerlo bien, de aprender cuál es el camino correcto. Considero que es necesario que guste la pluma de la autora y los personajes tan humanos, Leigh a veces puede parecer fría, aunque realmente lo que está es vacía, la autora muestra perfectamente lo que es sentirse perdida: dentro del mundo, de sus relaciones, dentro de sí misma… de dudar de sus capacidades y pensar en alcanzar cualquier retazo de lo que queda de esa persona que ya no está.

Dejando todas las razones de por qué no es un libro para todos los gustos, tengo que proseguir diciendo que yo he sido de las que lo ha disfrutado. Al principio me costó conectar con la historia, el inicio es introductorio y no sabía bien si me iba a gustar o no, creía que sería lenta y no conseguiría engancharme, pero no fue así. Aunque sí que considero que es una historia densa, no me refiero a ello en el sentido de que sea complicada de leer, sino de que son muchos detalles escondidos, son muchas emociones que se esconden detrás de otras reacciones o actitudes, son un cúmulo de plumas, de recuerdos, de colores y de historias que se entrelazan para formar la vida de la protagonista.

La novela se entrelaza entre el pasado y el presente, entre los recuerdos de la familia que nunca conoció y que le relatan las varas de incienso, como los recuerdos de la vida de Leigh, de su relación con sus padres y sus amigos, de cómo confluye todo en la persona que es en el presente porque toda ella se ha acabado agrietando en demasiados y distintos lugares, con la posibilidad de enmendarlo, pero sin saber cómo hacerlo todo a la vez.

A pesar de ser una novela triste, no he sentido como si su historia me hundiera, sino que me hacía flotar conociendo más y más acerca de los abuelos de Leigh, del pasado de su madre que siempre le había quedado vetado. Habla principalmente del duelo y de la depresión, del lado invisible de esta enfermedad, de que no siempre viene con una causa concreta y los días buenos no significan que todo esté superado, y de la realidad que queda cuando todo se acaba, cuando se cierra el telón de una vida, pero el resto de personajes no entienden el porqué; pero también habla de otros muchos temas importantes, como la búsqueda de la identidad, de la familia y de la amistad, y otros temas que es mejor ir descubriendo uno mismo, todo ello forma una historia triste, pero a la vez llena de pinceladas de colores; el humo de los recuerdos que cuenta historias que en su momento fueron felices, entre otras que están empañadas y son amargas, todo ello conforma la vida y me ha parecido una forma preciosa de hacerlo.

Podría hablar acerca de la cultura taiwanesa, de sus templos y sus descripciones, pero creo que no es lo importante en esta historia, todo me ha parecido muy bien documentado y muy rico en detalles, pero queda relegado a un segundo plano porque no es tanto el viaje físico lo que necesita la protagonista, sino el viaje al mundo de los recuerdos.

En conclusión, me parece una novela muy necesaria, pero que necesita encontrar a su lector, con una pluma delicada y llena de dulzura nos introduce entre los colores de la vida, entre el humo de los recuerdos y el dolor que deja la pérdida.

12 comentarios:

  1. ¡Hola! Me alegro que sea una historia de la que has disfrutado tanto. Pese a que no me canso de ver buenas reseñas de otros libros de la autora, la verdad es que ninguno termina de capturar mi atención, así que en esta ocasión prefiero dejarlo pasar.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. Hola.
    Cuando salió a la venta la verdad es que no me llamaba especialmente, sin duda tiene que tener su momento, y ahora mismo no creo que sea el suyo para mí, pero me encanta lo que comentas de su lectura.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Creo que podría aportarme cositas interesantes pero ahora mismo no me planteo leerlo. Un besote :)

    ResponderEliminar
  4. Hola, no dudo que no sea un buen libro y muy necesario como dices en tu reseña. Creo también que al tratar de un tema tan delicado es importante cogerla en el momento adecuado. Un salduo bonita :)

    ResponderEliminar
  5. HOLA HOLAAA!!!!
    la verdad es que me parece que trata temas muy interesantes como la depresión y el duelo, algo que no sueles ver en los libros así que sin duda me lo llevo apuntado
    Un besote desde el rincón de mis lecturas ❤️

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, Diana! ^^

    Hoy sí que sí :D ¡Ya tenía ganitas de leer tu reseña! *-*
    Ay, ju, me alegro mucho mucho mucho de que al final te haya gustado ^^ Si el inicio fue más bien introductorio pero al final mereció la pena, todo ha salido bien :D Que, a todo esto, me parece preciosa la portada ^^
    Nos has escrito una reseña tan evocadora que, sin siquiera haber leído el libro, ya estoy in love con las plumas y el incienso. De hecho, súmale que los recuerdos tienen mucho peso y que, en realidad, es una lectura pausada y... Diana, ¡que se me han quedado los dientes súper largos! :D Ais, qué chachi, por favor ^^
    Entiendo lo que comentas de que no es un libro para leer en un mal momento. Estoy segura de que desgarra por dentro y, en cierto modo, también cura. Ya lo comentamos, pero me parece muy importante hablar sobre el duelo, así que estoy segura de que el libro es una apuesta maravillosa :)
    Me intrigas con la protagonista cuando dices que a veces se muestra un poco fría. No sé qué hará exactamente, pero tengo curiosidad :) Y... bueno, si el tema de Taiwán no ha tenido el peso que parecía en un principio, pero la trama tampoco lo requería, está todo bien :)
    Me encanta cuando alguien dice o escribe que algo es "especial", más que nada porque le da un nuevo valor al objeto en cuestión y... tía, si dices que la historia ha sido especial, es que me parece maravilloso que hayas podido leerla :)
    La gran variedad de temas que trata me parece maravilloso ^^ Entre la búsqueda de identidad y el tema de que no por tener un buen día esté superada la depresión... es que sí, tía, me parece genial que se hable del tema ^^
    ¿Hace falta que te diga lo genial que te ha quedado la reseña? ;)
    ¡Un besazo muy pero que MUY grande y feliz martes, guapísima! ^^

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola guapa!
    Me alegra un montón leer que ha sido una historia de la cual has podido disfrutar después de agarrarle el hilo, se ve que es una historia muy especial y que si se necesita leer en el momento adecuado, me lo voy a llevar anotado para el futuro :)
    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  8. Hola.
    Este libro lo voy a dejar pasar, no me llama mucho y ademas tengo demasiados pendientes y quiero centrarme en ellos. Gracias por la reseña.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  9. Hola, no conocía de este libro pero me gustaría darle una oportunidad pese a que, posiblemente al igual que a ti me cueste un poco conectar con la historia, de igual manera no descarto la opción de darle una oportunidad, mil gracias por compartir tu reseña, saludos desde kiwybooks!

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola, Dyalia!
    No conocía el libro que nos sugieres, pero por lo que nos comentas, esta historia me llama la atención.
    Concuerdo que no es un libro para todo lector y creo que además hay que encontrar el momento ideal para leerlo. Sin duda apunto esta sugerencia, en algún momento le daré una oportunidad ;)
    Gracias por la reseña y feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola! Conocía el libro pero no sabía de que iba, y la verdad es que no me esperaba una historia como esta. Sin duda quiero leérmelo aunque me ha impactado eso de que puede gustarte o no dependiendo del lector.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  12. Tanto lo de la cultura taiwanesa como los temas que trata la novela me parecen interesantes, pero me da que va a ser de corte demasiado juvenil. Además, lo del realismo mágico y los detallitos negativos que le destacas me echan para atrás.

    Un saludo,
    Laura.

    ResponderEliminar

Siempre me sacas una sonrisa con tus comentarios, además ¡son gratis! ¿Por qué no me dejas uno? :)