lunes, 25 de enero de 2021

Reseña | Gazania

Gazania (Sofía Parra)

Roomie Ediciones · Rústica con solapas · 306 páginas · 15€


Sinopsis: Hay menos de cien pasos desde la casa de Gazania hasta su colegio. Es un camino que conoce bien, pero el día que su padre no la acompaña y lo recorre sola, desaparece.

Aunque el pueblo entero se vuelca en su búsqueda, el tiempo se agota y la personalidad de la niña pronto se verá anulada por los deseos de su captor.

¿Cuánto podrá aguantar antes de convertirse en Rui… para siempre?




Opinión personal:








Un pequeño pueblo de España, todos los vecinos se conocen entre ellos y los niños corretean por sus calles sin más miedo que tropezar sobre los adoquines y arañarse una rodilla, así que uno de los profesores del colegio decide instaurar una nueva medida y dejar que los niños acudan solos a clase, para aportarles más independencia y demostrarles a los padres que ya son mayores para cuidarse a sí mismos. El primer día todo va bien, el segundo incluso los padres no les llevan al punto de encuentro con los demás niños, el tercero... Gazania desaparece. No deja rastro, ni una pista de la que poder tirar y ningún otro vecino parece haber visto nada sospechoso. La niña no llega al punto de encuentro, sin más, parece haberse esfumado entre los pocos metros que la separaban de su hogar. El pueblo entero despierta y crece el miedo, surgen labores de búsqueda por cualquier rincón que les rodea e incluso la prensa se hace eco de la situación. ¿Qué ha sido de la niña?


Gazania ha sido un libro que he disfrutado mucho, no se ha colado entre mis thrillers favoritos, pero sí que me ha mantenido pegado a sus páginas, a cada suceso, a cada personaje con sus propios pensamientos y vivencias, porque sí, es una novela coral que va mostrando la detención ilegal desde distintos puntos de vista, lo cual ha convertido la novela en una experiencia mucho más enriquecedora y también más dura.


Por una parte, tenemos a Gazania, la niña de once años que ha desaparecido. Podemos ver a través de sus ojos cómo el terror la atenaza para congelarla en el sitio y no poder huir cuando uno de sus vecinos decide meterla en su vehículo. También cómo los días se suceden entre cuatro frías paredes y un ventilador; las descripciones son crueles y duras, ver su miedo y sus dudas crea escenas bastante desgarradoras, de cómo su imaginación infantil intenta soportar la situación en la que se encuentra y en ocasiones se crea su propia realidad, recogiendo retazos de su rutina cuando era libre o hablándole a unas inertes aspas de ventilador, sabiendo que nada de aquello es real, pero que a la vez la atrapan en el presente y logran mantener un hilo de su cordura. Estos hechos hacen que su personaje evolucione de una manera muy directa, comienza siendo una niña que solloza al verse encerrada del mundo, con alguien que la visita y también le hace daño, ver que poco a poco comienza a obedecer cada vez más a sus órdenes para que el sufrimiento sea menor, de cómo sus propios pensamientos adquieren otros caminos y hacen que ella crezca, que deje de ser esa niña para adquirir pensamientos más maduros debido a las circunstancias que le rodean. Como defecto, quizás destacaría la forma de narrar de la protagonista, sus capítulos son en primera persona, así que se entiende que es ella quien lo relata, pero choca mucho el uso de frases metafóricas, palabras que un niño desconoce y reflexiones que no tendría una persona de su edad, entiendo que hace que la pluma sea bonita y delicada, pero teniendo en cuenta que hasta la propia protagonista menciona que desconoce ciertas palabras, es extraño ver que después se expresa en palabras mucho más complejas. Sus capítulos son esa clase de historia que se convierte en un nudo de impotencia, que se crece a cada capítulo y duele horrores porque sabes que no puedes hacer nada, salvo seguir leyendo, con la esperanza de que deje de doler.



Por otra parte tenemos al Brujo, el captor de Gazania. Adentrarse en sus pensamientos y en cómo siente toda esta situación ha sido repugnante, ver cómo se desliza entre el resto de labores de rescate, de cómo finge estar preocupado junto a los demás vecinos, mientras que sigue yendo cada día a ver a su propia Rapunzel particular ha sido muy desagradable. La autora se recrea en sus pensamientos y, aunque ha sido bastante incómodo leerlos, justo eso indica lo bien caracterizado que está el personaje. De todas formas, aunque se conoce mucho de su presente, solo son pequeños detalles los que se conocen de sus profundidades y lo que le lleva a obsesionarse tanto con el cuento de Rapunzel hasta el punto de llevarse a una niña porque cree que es lo correcto, entiendo que es un personaje que podría incluso tener algún tipo de trastorno o ser considerado un psicópata, pero me hubiese gustado conocer un poco más de sus razones y lo que le ha hecho ser como es.


Desde el pueblo, son varios los puntos de vista y ocupan bastante menos espacio que los anteriores: por una parte está el padre de Gazania, con su dolor, la pérdida de objetivos en su vida y cómo todo se desvanece porque se han llevado a su niña y el resto del mundo solo parece un agujero oscuro que le absorbe con cada día que pasa sin ella; se proporciona una visión muy amplia de cómo afecta la impotencia, de no poder hacer nada por alguien a quien quieres tanto y ni siquiera conoces si sigue vivo, de no perder la esperanza aunque no haya indicios de que sea una buena idea mantenerlos… es duro y frustrante leer sus días, pero a la vez aporta esa dosis de realidad ante una situación que sucede cada día alrededor de todo el mundo en la vida de muchas personas. Por otra parte, la teniente de la Guardia Civil, desde sus ojos se puede ver cómo su mundo en un pueblecito en el que no pasa nada, se desmorona día a día al no encontrar ninguna pista del paradero de Gazania. Y Carmen, una compañera de clase de Gazania, que tiene sus propios problemas en casa, aunque me ha gustado conocer un poco más de su vida, al ser un tema que se trata de manera un poco superficial y terminando en el aire, me ha parecido un poco innecesario para la trama.


El ritmo es muy ágil, a pesar de que la pluma de la autora es bonita y se cuida de resultar sonora y poética, no es algo que dificulte la lectura porque los capítulos se suceden con facilidad uno detrás del otro. La primera mitad se me hizo un poco más lenta, porque introduce varios aspectos que suceden en este tipo de casos: terceras personas echando la culpa unos a otros, nombres que vuelan de boca en boca para soltar acusaciones sin fundamento y un agujero que se excava con mayor dolor en el pecho de los que sufren la pérdida, así como la frialdad de los medios de prensa, de cómo indagan más allá de lo que es realmente importante y hacen daño con sus palabras para conseguir un titular llamativo en sus periódicos. Aunque todo en conjunto proporciona un mensaje muy potente, me ha abrumado un poco los constantes nombres de los vecinos, porque su existencia no ha sido relevante para la trama y lo hubiese sentido más ligero de ser meras personas sin cara y sin nombres, solo como una marea de fondo en la vida del padre de Gazania. Pero la segunda mitad avanza en un ritmo mucho más trepidante, con tensión, saltando de unos pocos días a varios meses hacia delante, lo cual me ha parecido un acierto porque añade dinamismo a la lectura al no repetir la misma rutina de los personajes, sino de ir avanzando en la trama, en los días que la niña lleva encerrada y cómo esto le afecta a ella y al pueblo. No quiero decir nada del final, salvo que me ha gustado muchísimo cómo se enlaza todo, con escenas contundentes y reales, de las que duelen, pero llevando a un final que no podría haber sido mejor.


En conclusión, Gazania es un thriller que trata una realidad que no tiene tanta relevancia como debería en la sociedad: la desaparición de menores. Una novela que me ha producido muchas emociones, de tener el corazón en un puño a no poder parar de leer, es desgarradora y a la vez muy intensa.

lunes, 18 de enero de 2021

Reseña | La música de los prodigios

La música de los prodigios (Costa Alcalá)

Nocturna Ediciones · Rústica con solapas · 680 páginas · 18€


Sinopsis: La magia existe. Aunque nadie la llama así: la llaman prodigios. Para que suceda un prodigio alguien tiene que pedirlo y esperar a que los dioses, sean cuales sean, respondan.

A veces los prodigios ayudan. Otras tienen consecuencias espeluznantes, como terremotos, plagas y bestias monstruosas.

Desde que la Inquisición los prohibió en Europa, pasaron a convertirse en meras leyendas. Pero todo cambia con el desembarco en el Nuevo Mundo…

A principios del siglo XVIII, las colonias británicas bullen de actividad: hay cazatesoros, inquisidores y nativos, y los monstruos campan a sus anchas. Allí es a donde envían a las hermanas Woodcombe: Olive, fascinada por todo lo que encuentra, y Hester, obsesionada con una melodía que puede salvar o condenar todo lo que ama.


Opinión personal:


En una colonización de América basada en un mundo en el que habitan los monstruos y la magia se esconde detrás de unas cuantas notas de música, los autores nos presentan a unos cuantos personajes muy peculiares a su manera: Olive, que ha huido de subir al barco que iba a llevarla hasta su futuro marido y va en la búsqueda de su hermana; Hester, que confía en que la magia puede hacer el bien aunque esté prohibida; y Hernán, encarcelado por un delito o unas actuaciones que no se conocen, pero cuyos días se suceden entre un millar de recuerdos que le llevaron hasta ese punto.


No me gusta hacer reseñas negativas de libros escritos por autores nacionales, al fin y al cabo son autores que no tienen un público tan amplio como los estadounidenses y, cualquier reseña negativa, puede hacer que algunos de los lectores que aún tenían ganas éstas se esfumen con las palabras no muy positivas hacia la obra en cuestión. Así que, como en todas mis reseñas, quiero dejar claro que al final cada lector tiene sus distintos gustos, lo que a uno le agrada, otro puede aborrecerlo y viceversa, incluso cuando los gustos han sido similares en otras lecturas y que, si la trama os llamaba la atención y los aspectos negativos que voy a relatar a continuación no os parecen impedimento para disfrutar de él, no lo descartéis tan deprisa.


Dicho esto, tengo que proseguir con la obvia conclusión del párrafo anterior: no me ha gustado esta historia y, para ser mi primera incursión con los autores, creo que he escogido mal, aunque no puedo negar que sus otras obras siguen teniendo ese algo de curiosidad por conocerlas. Lo que más ha fallado en mi relación con este libro ha sido el marketing que han hecho desvelando aspectos del mundo y las expectativas de querer encontrarme una historia de fantasía, de monstruos, magia y personajes que viven aventuras… Sí, hay monstruos, la magia se cuela de vez en cuando entre los personajes y sus destinos son un poco inciertos porque van dando tumbos de un lado a otro, pero… ya está, solo es eso, la capa más superficial de un mundo de fantasía, con personajes que ni siquiera he llegado a conocer en realidad. O que quizás es que ni siquiera había mucho más que conocer acerca de ellos.


Olive me dio mucha curiosidad al inicio; según se plantea la historia, ella parece la protagonista suprema, rebelándose del destino autoimpuesto por sus padres y que se deja llevar por el hilo de la curiosidad hacia los monstruos que los colonos encierran en jaulas para su disfrute, aunque el resto del mundo los tema e incluso odie. Lo malo es que los autores no escarban más allá de esta fina capa superficial, su personalidad es muy lineal, dejando como objetivo de su vida dar con su hermana para… no sé, ni siquiera se plantea qué es lo que realmente hará una vez se reencuentren. Por su parte, Hester se muestra como una mujer valiente que quiere dejar claro que la magia puede obrar milagros, puede ayudar a las personas y mejorar aquellas aldeas destrozadas por atacantes, pero yerra con cada decisión que toma, su forma de ser se emborrona entre el cansancio y la huida, entre las palabras «bruja» y las promesas de la muerte si la encuentran. Consideraba que, de su mano, Hester podría haber descubierto para el lector mucho más acerca de la magia, de su funcionamiento y de lo que le hace sentir a ella misma cuando la pone en práctica. Al final solo se manifiesta en contadas escenas muy concentradas sin aportar demasiado realmente. Y, por último, Hernán, más de la mitad de la novela sus capítulos me agotaban, vive anclado entre los recuerdos del pasado, de cómo sus pasos le han llevado a estar encerrado y al punto de que incluso los carceleros le tengan miedo, pero cuando realmente se le aporta algo más de intensidad a su vida, su objetivo es el mismo que el de Olive: llegar hasta Hester para… no sé, sin más, me resultan muy vacíos de contenido y de personalidad.


Y la trama… no hay trama. Toda la historia se sustenta en base a esos tres personajes y algún secundario que cobra un poco más de importancia dependiendo del momento, quizás incluso diría que Maai, una chica extraña que aparece en la vida de Olive, cargada de silencios y de un pasado del que se van dejando caer poquitos retazos muy de vez en cuando, me ha producido una mayor curiosidad y también ha conseguido saciármela mejor que los verdaderos protagonistas. A pesar de que hay algunos momentos en la trama que se salen de lo lineal, que podrían incluso considerarse giros argumentales, no han llegado a sorprenderme, porque literalmente no sabía qué esperarme ni lo que estaba leyendo.


Como he dicho antes, el sistema de magia y la existencia de los monstruos se me ha quedado muy pobre, a pesar de los preciosos dibujos que acompañan y se intercalan entre algunos capítulos, mostrando la realidad de esos monstruos que se describen, no se indaga en lo que son, de dónde salen o incluso por qué solo pueden vivir en el continente americano y mueren en las travesías hacia Europa, solo parecen una muestra de diversión para los colonos y una masacre cuando se escapan de sus cuerdas. Mientras que la magia solo son pequeños destellos, Hester parece la más puesta en su existencia, en obrar un prodigio y ayudar a las personas, pero podría decir que incluso Maai le aporta más relevancia a la magia, usándola para pequeños objetivos con un agradecimiento después de cada prodigio obrado, pero no se explica apenas nada acerca de su origen y de por qué algunas personas pueden conseguir hacer el bien y a otras se les desmadra, aunque puede entenderse entre líneas, pero al ser un libro de fantasía, me habría gustado conocer una respuesta más directa.


Como nota positiva a todo esto, no podría decir que el estilo de los autores me haya disgustado, aportan toques de intriga en relación a lo que han creado y a los propios personajes, han mezclado con maestría los hechos históricos con esa realidad inventada en la que pululan los monstruos y existe la magia… Lo malo es que ha sido todo lo demás lo que me ha fallado y ni siquiera el estilo ha conseguido salvarlo, porque se ha hecho denso igualmente.


En resumen, La música de los prodigios ha sido para mí una novela lenta, más centrada en personajes que en una trama real, cuyas personalidades son bastante lineales y vacías, sin haberme aportado demasiado con su existencia.

lunes, 11 de enero de 2021

Reseña | De Seúl al cielo

De Seúl al cielo (Silvia Aliaga; Tatiana Marco)

Nocturna Ediciones · Rústica con solapas · 608 páginas · 17 €


Sinopsis: Paula es una bailarina española recién llegada a Seúl con un sueño roto: la ciudad no es como se esperaba y la persona a la que más ansiaba ver la ha traicionado.

Cris es una joven británica con una única misión: devolver un colgante a una estrella del K-pop que se cruzó con ella en Inglaterra, el culpable de que todo empezara a ir mal… Pero debe hacerlo pronto, porque el problema que les oculta a su amigo Dani y a su nuevo compañero de trabajo, Minwoo, está a punto de estallar.

Jay es esa estrella, miembro del grupo R*E*X, donde tanto él como Hyunsoo, Alex y Young despiertan el entusiasmo de millones de seguidores. Lo que muy pocos saben es que las cosas no van bien entre sus miembros y un secreto amenaza con destruir todo por lo que han luchado.

Cuando los caminos de estos desconocidos se entrelacen, sus vidas cambiarán para siempre.


Opinión personal:

Corea del Sur, un grupo de K-Pop, dos chicas que se ven enlazadas a uno de los miembros por casualidades que se entremezclan en una realidad y la leyenda del hilo rojo del destino. Este libro plantea una historia simple y unos personajes que se caracterizan en mayor medida por su sencillez, pero es justamente eso lo que hace que el lector pueda conectar mejor con sus vidas, colarse entre los caminos que toman y decidir ahondar más y más en las consecuencias que producen sus actos.


Está relatado desde tres puntos de vista, de manera que podría considerarse que son tres los protagonistas de esta novela, pero uno de ellos me ha sabido a poco. Paula es una bailarina que vive en España, los enrevesados hilos del destino hacen que forme parte del grupo de bailarines que acompañan a uno de sus grupos coreanos favoritos en su gira por el país, entre bambalinas, surge un tórrido romance que lleva a la chica a recorrerse miles de kilómetros para volver a ver a ese chico que encendió una nueva llama en su corazón y, entre cuyas palabras, ella decidió leer entre líneas más de lo que había en realidad.


Al inicio, no conseguí conectar con ella, me parecía una locura que alguien dejara toda su vida en su país natal para perseguir un sueño tan lleno de quimeras y lagunas, pero conforme se muestra el presente de su vida, las autoras nos regalan escenas del pasado, de cómo Paula conoció a Jay, de cómo apareció la chispa y la breve e intensa relación que surgió entre ellos, llegando a entender en cierta manera la locura por la que se deja llevar. De todas formas, lo importante en ella es su evolución, cómo los capítulos, las nuevas personas que se cuelan en su vida y el torbellino de la vida y del hilo rojo del destino la envuelven entre personas que no tenía pensado conocer, pero con cuya existencia sus días en Corea dejan de ser un nubarrón oscuro, para ser la luz que ilumina los distintos caminos que puede tomar y avanzar creciéndose en sí misma, de encontrar su lugar en el mundo y sentirse en casa aún a miles de kilómetros del que había sido su hogar hasta ese momento.


Cris también es una española que vive en Reino Unido, de nuevo el azar juega en su favor… o no, para unir su camino con Jay, de cómo un colgante olvidado y una posterior investigación la llevan a viajar al mismo punto en Corea para cumplir con algo que proporcione un sentido un poco mayor a su vida, cuyos días se escurren a cada latido porque sabe que la muerte le acecha a cada instante por culpa de su enfermedad. No he llegado a comprender del todo las razones superficiales que la llevan a viajar tan lejos y a pasar sus últimos meses de vida lejos de la poca familia que le queda, a pesar de que se van desvelando detalles de la vida que deja atrás y del dolor que sabe que su ida va a dejar en los que la quieren. De todas formas, me ha gustado verla crecer, de conocer los retazos de su pasado y de intentar vivir el presente exprimiendo lo que le queda.


Las dos son muy distintas, donde Cris es reservada y seca, Paula destella entre sonrisas y chispas de energía, es justamente eso lo que hace que se complementen en su relación, las razones tan dispares que las llevan a encontrarse en un lugar tan extraño, las casualidades que unen sus caminos y, poquito a poco, cerrándose un poco menos y dejándose conocer un poco más… se da nombre a una amistad cargada de cercanía y momentos muy tiernos.


Por último: Jay. El nexo de unión de las dos chicas, la razón principal por la que ambas se encuentran dando tumbos por un Seúl con sabor a desconocido y calles concurridas de personas con rostros amables con las que no es tan fácil comunicarse. Los capítulos narrados por este personaje me han sabido a poco, no porque hayan sido escasos, sino porque es desde su punto de vista de donde se ve todo el precio de la fama, de su relación con los demás miembros y bucear entre sus dudas y problemas. Todos los temas están muy bien tratados e incluso me ha gustado la profundidad de la que les ha provisto, pero por eso mismo Jay ha quedado más bien en segundo plano dentro de sus propios capítulos, me ha costado indagar en su forma de ser, escarbar entre las capas bajo las que se esconde y que le hacen ser como es.


Desde que publicó hasta que no decidí darle una oportunidad, no pensaba que esta novela fuese a gustarme: nunca ha terminado de llamarme la cultura surcoreana ni tampoco estoy muy metida en el fenómeno mundial del K-Pop que ha surgido estos últimos años, así que no veía nada que atrapase mi atención entre las páginas de este libro. Pero, lo que he encontrado al introducirme en ellas, ha sido mucho más que música y muchísimo más que una cultura que desconozco; este libro no es K-Pop, es el valor de la fama, de aquello que tienen que soportar, de los fans que alegran sus días, pero también aquellos que buscan errores para hacerles daño, de la libertad coartada por el nivel de popularidad y de cómo la vida deja de ser propia para regalar una imagen adecuada. Este libro es el poder de la amistad y de cómo unas ligeras casualidades pueden dar lugar a una preciosa relación, son los pasos que llevan a un camino marcado y cómo el destino deja huellas por las que caminamos, por las que nos topamos con otras personas y conforman una nueva realidad que nunca hubiésemos pensado. Y es todo ello, en su conjunto, lo que me ha ganado.


En conclusión, no sabría decir qué es lo que hace tan especial esta novela, si quizás es que ha aparecido en el momento indicado, si han sido sus carismáticos y dulces personajes… no lo sé, pero lo que sí sé es que me los llevo a todos en el corazón, sus enseñanzas, sus esperanzas y sus sueños, sus errores y sus aciertos, y, lo más importante, su evolución.

domingo, 3 de enero de 2021

Resumen 2020 + Recomendaciones

 ¡Hola, hola! ^^


Bueno, bueno, ¡¡feliz año nuevo!! Dejamos atrás el 2020 y entramos en un 2021 lleno de incertidumbres, sé que hay muchas personas que tienen grandes esperanzas puestas en este nuevo año, pero algo que me ha enseñado este anterior es que lo más importante es cuidarse unos a otros y también cuidarnos a nosotros mismos, el resto ya se verá cómo sale. No podemos parar el mundo ni dejar de soñar, pero vivimos en una época en la que surgen cambios que nadie se espera, las situaciones se descarrilan y los planes se rompen, así que solo nos queda amoldarnos como podemos e intentar avanzar a pequeños pasos hacia ese camino que aún está lleno de brumas y terrenos poco estables.


En fin, dejando a parte este momento de filosofaciones totalmente innecesario, la entrada de hoy va a ser un popurrí de los aspectos literarios de mi 2020. No he tenido un buen año lector, he leído mucho, he superado con creces mi reto de 50 libros que siempre me propongo cada inicio de año y llevaba sin cumplir desde el 2013, pero la mayoría de mis lecturas han sido tirando a mediocres... aunque suene feo decirlo. Como lectora soy una persona que tiene miedo a leer libros buenos, esos que llevan años cogiendo polvo en mis estantes y me miran con ojillos esperanzados para que los escoja y yo los ignoro reiteradamente escogiendo una nueva lectura que sé que no voy a disfrutar, que va a ser de esas que pasarán por mi vida sin pena ni gloria, solo como un número más en las estadísticas. Y con esta introducción tan desoladora a esta entrada, empiezo con algunas gráficas que resumen aspectos literarios de mi 2020 y sus consiguientes propósitos de cara a este nuevo año:


Este 2020 he leído muchos géneros, de lo cual estoy muy contenta porque normalmente suelo pasar de la fantasía a la contemporánea y de nuevo a la fantasía para no volver a salir. Sé que hay "agrupaciones" que están mal hechas: como el tema de los clásicos, porque el mero hecho de que un libro se haya publicado antes de este siglo no significa que todos pertenezcan al mismo género, al igual que las novelas gráficas, pero así me permite ver cuánto de ambos ¿subgéneros? he leído durante este año.

Me he dado cuenta de que la ciencia ficción no es lo mío, he probado con tres historias distintas y las tres me han rechazado de manera irremediable; aún sigo en la búsqueda de ese thriller que me haga recuperar el gusto por el género, porque de los leídos este año se me han quedado en poca cosa; por fin he conseguido encontrar una novela de terror que realmente me ha dado repelús (¡yay!) y he podido leer más novela gráfica porque siempre sentía que "me daba pena" porque se leen en menos de una tarde.

––––––––––

Aquí se encuentra mi queja principal, porque... oh, la mitad de mis lecturas han sido, lo que podría calificarse como, mñe, lecturas que han pasado sin más y ni siquiera recuerdo a sus personajes ni sus historias.
Pero podríais pensar "bueno, Diana, pero si el porcentaje de cinco estrellas es casi un cuarto de tus lecturas"... Hmm, lo triste es que cuatro de esos libros maravillosos fueron relecturas, así que ya sabía de antemano que las iba a disfrutar. En fin, a mediados de año me dije que a ver si me arriesgaba más a leer libros que realmente quiero, pero... parece ser que la realidad siguió siendo la misma.

––––––––––

Esto me lo esperaba bastante porque, en fin, aunque de tantos años que llevo leyendo en inglés lo hago de manera fluida, al final me da más pereza animarme con una lectura en este idioma y prefiero ir con el español, más cómodo y más sencillo.








––––––––––

Por último, casi la mitad de mis lecturas han sido en digital. Es extraño porque, debido a las circunstancias de este año y pasar tanto tiempo en casa, habría tenido más sentido que leyera todos los pendientes que tengo en físico, pero me era más cómodo hacerme una bolita sobre la cama o la silla y leer en el Kindle. Aunque esto no le interese a nadie, realmente llego a comprender que la mitad de mis lecturas hayan sido de tres estrellas porque prefiero leer en digital aquellas que no sé si me van a gustar... de verdad, menudo cuadro de persona soy jajajaja.

Eso sí, para no terminar el resumen con una nota tan patética, he leído bastante más en audiolibro y es un formato con el que he cogido carrerilla y he aprendido a concentrarme un poco más y divagar un poco menos en mis pensamientos mientras me cuentan una historia al oído.

Propósitos literarios 2021

Así pues, vengo un poco cargadita con propósitos que me gustaría cumplir, teniendo en cuenta el desastre del año pasado; son cositas sencillas con las que pretendo que, al final del año, echar la vista atrás y ver un popurrí de buenas lecturas y variadas en géneros.

Leer más fantasía. Es un género que disfruto muchísimo y hace meses que no me pongo con un mundo enrevesado, con un worldbuilding que me deje el culo torcido de tantos detalles que tiene, con unos personajes complejos y una trama que me mantenga pegada a las páginas aunque tenga grandes tochos por delante. Vamos, que quiero leer más fantasía épica.

Leer más clásicos. Al menos doce y que la cosa se organice como me dé la gana en los próximos meses.

¡Leer más libros bonitos! Esto necesita sus exclamaciones porque estoy harta de autoboicotearme a mí misma, por lo menos atenerme a, si acabo con tres lecturas entre malas y normalitas, meter por narices una de esas lecturas amor que tengo guardadas.

Leer más en inglés, al igual que con los clásicos, me conformo con leer uno por mes o un total de doce en todo el año.

Seguir escuchando audiolibros.

Quitarme pendientes que llevan años esperando a ser leídos. Nota para mi yo futura: por favor, no leas cosas que sabes que no te van a gustar, deja de ser tan tonta.

Leer más libros de ficción histórica y animarme un poquito más con el género de no ficción.


Y, a riesgo de que la entrada se haga eterna, quiero hablaros brevemente de libros que recomiendo mucho-mucho y que me han enamorado durante estos meses. Porque sí, al final, a pesar de tener lecturas tan tristes, he conseguido sacar cinco joyitas de las que no me cansaré de hablar.

Top 3 + Recomendaciones


Las voces del lago | Beatriz Esteban

Esta autora, para mí, siempre es un acierto y con esta historia ha conseguido dejarme los sentimientos a flor de piel una vez más. Es una historia de habla de fantasmas, de los reales y de aquellos que habitan dentro de cada uno, crea una rutina pausada entre sus páginas pero también hace que te encojas de miedo y tensión aunque no sea un libro que realmente dé miedo.
Fue una lectura que me destrozó, que me hizo pensar, que me arrulló entre sus palabras mientras que a la vez me iba pinchando con cada una de sus letras y sus sucesos. No puedo hablar de la trama de esta historia sin entrar en terreno de spoilers, así que solo os diré que es mucho más de lo que aparenta a simple vista, una historia de personajes y de capas, de dolor y también de esperanza, como Bea siempre consigue.


Jane Eyre | Charlotte Brontë

Este clásico me ha demostrado que no todos ellos están llenos de machismo y de historias densas, que los hay que hacen volar a sus protagonistas y dejan que los capítulos no se atasquen si no avancen de una manera mucho más fluida entre las manos del lector.
Han pasado meses desde que leí esta increíble obra, pero aún llevo un recuerdo lleno de cariño hacia Jane, por su personalidad tan carismática, por sus ideas tan claras y su deseo de ser libre e independiente, aun en un siglo en el que tal idea era sumamente utópica. No se puede comparar con las novelas actuales, es obvio que a pesar de todo, tiene un subtono machista, comentarios que me hacían poner los ojos en blanco y un protagonista masculino bastante engreído y estúpido, pero de todas formas su mensaje es claro y su protagonista muy directa.
No tengo mucho más que añadir porque, al fin y al cabo, esta historia cuenta la vida de Jane y es mejor conocerla por uno mismo.


Cuando reescribamos la historia | Belén Martínez

Sé que he sido bastante pesada con este libro, básicamente porque lo leí recientemente y no quepo en mí de las ganas que tengo de compartir su existencia, de que haya más gente que se introduzca en esta trama y viva con sus personajes una historia que contiene una amistad llena de baches y dudas, ese dolor que te rompe en pedacitos, ese romance que surge en forma de chispas, esos personajes que brillan con su personalidad y se les puede ver desde una galaxia de distancia y también una pluma que lo redondea todo y lo envuelve con un lacito.

Jo, me gustaría volver a enrollarme como la primera vez que hablé de este libro, pero creo que voy a tener que calmarme y dejar de hablar de esta maravilla, porque es una maravilla... sí, una maravilla maravillosa *-*


El ruiseñor | Kristin Hannah


La reseña de este libro fue la última entrada que hice, pero necesitaba meter esta pedazo de novela en el recuento de mejores lecturas. Es la Segunda Guerra Mundial, dos hermanas totalmente opuestas y una historia que cala muy hondo.
Habla de grises, de secretos y de miedos, habla de un mundo que se desmorona y la luz no llega a vislumbrarse, habla de momentos duros, hambruna y frío, de historias que se rompen y se cosen a base de retales, de desesperanza y dolor, de aferrarse a lo que cada uno puede y de intentar sobrevivir.
De nuevo, es una historia de personajes, de la que no puedo contar mucho porque todo es ir conociéndoles y descubriendo sus circunstancias, sus vidas y lo que quieren contar al lector.


De Seúl al cielo | Silvia Aliaga y Tatiana Marco

Esta ha sido mi última lectura del año y... no sé si habrá sido el momento en el que la he leído o si realmente ha sido la historia y sus personajes, pero me ha hecho tan feliz leer este libro que no he podido evitar incluirlo aquí y en breves os traeré su reseña.

Es una historia que se basa en Corea del Sur y el K-Pop, yo nunca he sido fan ni de la cultura ni del boom que ha salido en cuanto a su música, así que nunca me había llamado la atención, pero os puedo asegurar que lo importante no es el K-Pop si no todos los mensajes y el trasfondo de sus personajes que hay detrás. Sí, habla mucho de la cultura surcoreana y me ha gustado mucho conocer detalles acerca de la vida allí, pero mucho más me ha conquistado todo lo demás.

Jo, quiero dejar mis impresiones de manera más extensa para la reseña, pero aquí os quiero decir que este libro habla de amistades que surgen de casualidad, de caminos que se cruzan aunque se piense improbable, del precio de la fama y de la cara fea que tiene ésta, de la leyenda del hilo rojo del destino y de personajes arrolladores que se introducen poco a poco en el lector hasta que tu pecho se hincha de emoción al recordar sus historias.


Y hasta aquí esta eterna entrada de final o más bien inicio de año, así que contadme vosotros que cositas habéis leído durante este año: ¿cuál es la mejor lectura que os ha robado el corazón? ¿El género que más habéis leído? ¿Algún propósito literario que queráis cumplir sí o sí este 2021?


Os quiere,