domingo, 18 de abril de 2021

Reseña | Piso para dos

Piso para dos (Beth O'Leary)

Suma de letras · Rústica con solapas · 496 páginas · 19,90€


Sinopsis: Tiffy Moore necesita un piso barato, y con urgencia. Leon Twomey trabaja de noche y anda escaso de dinero. Sus amigos piensan que están locos pero es la solución ideal: Leon usa la cama mientras Tiffy está en la oficina durante el día y ella dispone del apartamento el resto del tiempo. Y su modo de comunicarse mediante notas es divertido y parece funcionar de maravilla para resolver las vitales cuestiones de quién se ha acabado la mantequilla y si la tapa del váter debería estar subida o bajada.

Claro que si a eso se añaden exnovios obsesivos, clientes exigentes, hermanos encarcelados por error y, lo más importante, el hecho de que aún no se conocen, Tiffy y Leon están a punto de descubrir que lograr la convivencia perfecta no es fácil. Y que convertirse en amigos puede ser solo el principio...


Opinión personal:

Tiffy acaba de dejarlo con su novio y necesita un lugar donde vivir, a toda costa y al mínimo precio posible. Leon necesita dinero, trabaja en un hospital en el turno de noche de cuidados paliativos… Una cama compartida: ella durante la noche, él durante el día. Ni siquiera se han visto nunca, ni han hablado. Prendas de ropa que muestran retazos de personalidad, objetos que parecen indicar alguna afición y post-its, post-its por todas partes como método de comunicación. ¿Es posible conocer a alguien sin haberlo visto nunca, pero recogiendo pistas de su personalidad a través de cortos mensajes diarios?


Jo, lo primero que quiero decir de este libro es que ha sido una de las lecturas más bonitas que he leído en mucho tiempo, de esas que te dejan el corazón calentito y una sonrisa en cada capítulo, así, en general, por todos sus pequeños detalles: la personalidad tan carismática de los dos protagonistas, la chispa de los personajes secundarios, las tramas que se suceden entre disparates, drama y humor, y algunas chispas que parecen indicar… ¿un romance inminente?


No suelo leer mucho romance, especialmente creo que nunca he leído una comedia romántica, pero ha sido perfectamente esa historia que, si tuviera forma de película, te mantendría pegado a la pantalla durante un par de horas un sábado cualquiera, sería de esas tramas que te comprimen las emociones, juegan con los sentimientos y te hacen soltar carcajadas conforme sigues avanzando con sus ocurrencias, con sus comentarios y con los propios personajes. No puedo decir que no tenga clichés, porque los tiene, creo que todos tenemos entendido que en este mundo todo ya está inventado, es complicado que una historia de amor que quiera ser realista no tenga aspectos que ya hayamos podido ver en otras tantas historias de amor, pero la diferencia está en lo que nos hace sentir, en la manera que esa historia se ha ejecutado, en cómo los detalles tópicos se entremezclan para crear una historia única. Además de que, no me podéis negar, la premisa es altamente original: ¿dormir en una misma cama pero en horarios distintos? ¿“Convivir” con alguien al que realmente no has visto nunca? ¿Comunicarse a través de notitas escondidas en distintos lugares de la casa? No sé, todo ello en su conjunto me creó esa necesidad de querer saber más, de conocer los entresijos de Tiffy y de Leon, de convivir también con ellos dentro de su minúsculo apartamento y curiosear sus vidas a través de la privilegiada mirilla que nos proporciona la autora al relatarnos sus vidas.


Lo que se puede encontrar en este libro en cantidades ingentes es:


El humor, decenas de comentarios extravagantes por parte de algunos personajes, situaciones que se salen de lo normal, comentarios un poquito subidos de tono por parte de algunos compañeros de los protagonistas, tropiezos en el camino de la vida, deslices que suceden porque, al fin y al cabo, vivir de manera lineal y sin fallos es humanamente imposible. Todo ello en su conjunto me ha sacado muchas carcajadas, algunas sonrisas, ojos en blanco y unas ganas de seguir avanzando, de seguir encontrando esas joyas escondidas entre los párrafos.


El drama, es imposible basar una historia en la vida real y que no haya drama, los seres humanos atraemos el drama, sea con nuestras propias actuaciones o llevados a través del drama que crean los que nos rodean. Por eso esta historia también me ha estrujado el corazón con algunas de sus subtramas, mencionaría el aspecto concreto que me ha parecido mejor tratado, pero creo que es mejor descubrirlo por uno mismo, porque ni la propia protagonista lo asume al inicio de la novela, solo se van deshaciendo las capas de su realidad, de lo que duele y a lo que cerraba los ojos, para poco a poco ir instalándose como un huracán que destroza, tanto las ideas preconcebidas de la protagonista, como los sentimientos del lector.


Y el romance. Lo menciono lo último porque, aunque se trate de un libro encuadrado en el género romántico, los detalles son nimios al inicio, de conocerse, de ir descubriéndose aun siendo completos desconocidos, de querer saber más y la espera de una respuesta. De cómo avanza un poco más deprisa conforme pasan los meses, cómo el ritmo lento gana en las prisas, pero sin resultar precipitado, sino justo en su ritmo perfecto, ese en el que el romance va cogiendo fuerza, enamora a los protagonistas y derrite el corazón del lector. Porque sí, sus escenas se han llevado trocitos de mi corazón, lo han achuchado y llenado de amor, para después devolverlo a mi pecho henchido de felicidad.


Cuando los libros se centran más en personajes que en una trama real, cuando no tienen muchos detalles sobre los que hablar ni profundizar, cuando la profundidad de la historia que contiene un libro es mejor descubrirla por uno mismo… siento que realmente no aporto demasiado con mis reseñas, porque en realidad podría soltar un montón de palabras inconexas, inventadas o llenas de letras al azar para demostrar cuánto me ha llenado leer este libro, pero me parece que eso me haría perder toda la seriedad y aportaría incluso menos que los párrafos anteriores, así que… en fin, si necesitáis una novela para desconectar, llena de un romance muy dulce, de unas pinceladas de originalidad, de historias que se leen en un suspiro y sus páginas desaparecen entre las manos… este libro podría ser una gran opción.